¿Qué documentos son imprescindibles para viajar con bebés y niños?

Cuando vayas a viajar con un bebé o un niño, hay ciertos documentos que no puedes olvidar. La tarjeta sanitaria, el pasaporte o la partida de nacimiento son algunos de los documentos que puedes necesitar. Debes planificar el viaje con tiempo para poder informarte de qué documentos tienes que llevar contigo. Puede que tengas que solicitar algunos de ellos en instituciones públicas y pueden demorarse un poco en entregártelos.

Si viajamos con niños, antes de emprender un viaje largo o hacia un lugar con un clima diferente al de nuestro entorno habitual es necesario visitar al pediatra.

Esta visita podemos hacerla semanas antes del viaje o con unos días de antelación en nuestra consulta rutinaria.

Así, tanto el pediatra como los padres podemos hacer las cosas con calma y planificar posibles vacunas para el bebé en caso de necesitarlas en el lugar de destino.

Y aunque no pienses ir muy lejos, ahora que tu hijo va a pasar la mayor parte del tiempo al aire libre, nunca están de más los consejos del especialista sobre hidratación, protección frente al sol y variaciones en la alimentación.

Días antes de emprender el viaje con tu bebé también es aconsejable que tengas localizados los teléfonos de los ambulatorios y/o hospitales locales. Tampoco olvides la cartilla de la Seguridad Social o del seguro médico, así como la cartilla de vacunaciones y el teléfono del pediatra habitual del bebé.

Si viajas fuera de España debes llevar contigo la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE), un documento individual que certifica el derecho de su titular a recibir las prestaciones sanitarias necesarias, durante una estancia temporal en cualquiera de los países integrantes de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo y Suiza. El período de validez consta en la misma.

Para obtenerla debes recogerla en persona en cualquiera de los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social (CAISS) del Instituto Nacional de la Seguridad Social, donde será emitida en el acto, previa identificación personal.

Como el bebé no tiene DNI, sino que seguramente aparecerá a tu cargo, deberás presentar el modelo P-1, en el que se incluyen los beneficiarios.

Respecto al DNI, es necesario que lo tengas en regla para viajar por territorio nacional o de la Unión Europea (UE).

El bebé o el niño pequeño dependerá del tuyo si no tiene uno propio (sólo es obligatorio a partir de los catorce años).

También debes ir preparada para acreditar la relación de parentesco con la presentación de la partida literal de nacimiento, libro de familia, resolución judicial o administrativa que atribuya dicha condición o cualquier otro documento público que garantice la cualidad de tutora o titular de la patria potestad.

Si viajas fuera de las fronteras de la UE, es necesario que añadas el pasaporte y el visado en los casos en que sea necesario, al portafolios de los documentos donde puedes llevar todos estos papeles ordenados y a mano.