Los niños necesitan dedicación, afecto y reconocimiento por parte de los padres

Diversas asociaciones de pediatras acaban de editar conjuntamente la «Guía Práctica del Buen Trato al Niño», dirigida a todas aquellas personas implicadas en el trato y protección del niño, entre los que se encuentran los padres.

Los niños necesitan sentir que los padres les dedican atención, afecto y reconocimiento, con independencia de las circunstancias personales y familiares por las que atraviesen los adultos en cada momento. Esto es al menos lo que señalan diferentes estudios realizados sobre el desarrollo humano. Además, en esta labor el papel de los padres es fundamental ya que para los niños son el espejo en el que mirarse.

Para la construcción de una sociedad sin violencia, es fundamental transmitir a los niños una cultura de buen trato. Y para ayudarnos en esta difícil tarea, un grupo de asociaciones de pediatras, entre las que se encuentran la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), la Asociación Española de Pediatría (AEP), la Asociación Madrileña para la Prevención del Maltrato Infantil (APIMM), la Fundación Prandi de Pediatría Extrahospitalaria, la Sociedad de Pediatría de Madrid y Castilla – La Mancha, y la Sociedad Española de Pediatría Social (SEPS), acaba de editar conjuntamente una «Guía Práctica del Buen Trato al Niño».

A la presentación (ver imagen de la derecha) asistieron diversas personalidades relacionadas con el mundo de la educación e infancia, como el Dr. Jesús García Pérez, pediatra de la Unidad de Psicología Social del Hospital Niño Jesús y coordinador del estudio, así como conocidos comunicadores, como los periodistas Carmen Rigalt y Paco Lobatón. En el acto también se encontraban, Pilar Alvarado, inspectora jefe del Cuerpo Nacional de Policía y autora de uno de los capítulos, y José Manuel Cordero, uno de los patrocinadores del trabajo.

Cómo educar en la cultura del buen trato

Durante el acto, los ponentes proporcionaron algunas claves importantes para los padres como educadores. «Los hijos suelen aprender a desarrollar comportamientos a través de la observación e imitación de las conductas de sus padres. Por ello, es conveniente asesorar a estos últimos sobre estrategias verbales, gestuales y paraverbales (tonos, formas, ritmos, etc.) que les ayuden a comunicarse asertivamente con sus hijos”, explicó el Dr. Jesús García Pérez.

Los niños necesitan sentir que los adultos les escuchan, reconocen sus méritos y buen hacer.

Las normas y límites son claves en la educación de niños y jóvenes. Son necesarias. Además, ayudan a regular los comportamientos espontáneos, sobre todo cuando son poco respetuosos con los demás. “Los hijos necesitan que sus padres les vayan orientando desde pequeños para que aprendan a respetar las normas establecidas en el hogar, en los centros escolares y en la sociedad. Es la mejor forma para adaptarse progresivamente a las exigencias que demanda la convivencia”, añadió el Dr. García Pérez.

En este sentido, la realización conjunta de tareas en el hogar permite a los hijos no solo disfrutar de la compañía de sus padres mientras llevan a cabo una obligación, también permite que se sientan útiles y aceptados por lo que pueden aportar en el hogar, así como más autónomos y competentes por aprender a desarrollar tareas que sean acordes con su edad.