Medidas de seguridad y consejos para entretener a los niños en el coche

Viajar en coche con niños o bebés no tiene por qué ser un problema. Si logramos que los pequeños estén cómodos, tengan algún juguete a su alcance y les distraemos con cuentos o música, el viaje puede ser agradable. Es fundamental hacer las paradas necesarias para que los niños no se cansen demasiado. Asimismo, deben respetarse todas las normas de seguridad vial.

Si viajas en coche con bebés y niños es importante hacer paradas con frecuencia, para que tanto tú como tus hijos podáis descansar la postura y también estirar las piernas. Además, si los niños todavía son pequeños podrán ir descubriendo el paisaje con más tranquilidad.

Respecto a las normas de seguridad en el coche, recuerda que el asiento de seguridad debe ir en la parte trasera. Si el bebé se encuentra molesto, es preferible que pares un poco y te asegures de que va cómodo.

Los bebés y niños deben viajar en una silla de seguridad debidamente homologada para el coche. Los niños menores de 4 años deben viajar en sentido contrario de la marcha y la silla debe estar sujeta al cinturón de seguridad. No obstante, los expertos recomiendan colocar las sillas en el coche en su posición original. Por ejemplo, no se debe utilizar las sillas de seguridad diseñadas para colocarlas en posición contraria a la dirección de la marcha, mirando hacia adelante.

También es importante no dejar objetos libres en el coche que se puedan mover durante el trayecto, es preferible que los guardes en el maletero.

Los pestillos de los seguros deben estar bloqueados para que los niños no puedan abrir las puertas desde el interior del coche. Y para evitar que los niños se mareen, trata de mantener el vehículo ventilado y propocionarles comidas ligeras.

Recuerda que los niños menores de doce años deben viajar siempre en el asiento trasero. Y sobre todo: el mejor ejemplo para que se acostumbren a ponerse el cinturón de seguridad eres tú.

En cuanto a amenizar el viaje a los niños, es recomendable que se lleven sus propios juguetes y que escuchéis cuentos infantiles o músicas agradables y divertidas durante el viaje. Y para prevenir cualquier situación de estrés, ten siempre a mano agua, un tentempié (fruta, bocadillos, galletas…) y toallitas húmedas para las manos.

Si ya son un poco más mayores es importante que los involucres en el viaje para que no se les haga pesado. Para ello, es agradable llevar un plano por el que los niños puedan ir reconociendo vuestro recorrido. También podéis aprovechar para realizar diferentes juegos, como contar los coches de un determinado color o repasar las lecciones de geografía (ríos, montañas, lugares de interés, provincias o ciudades por las que pasáis). Pero sobre todo: ¡Buen viaje!