¿Por qué algunos niños tienen amigos imaginarios?

54

Los amigos imaginarios son una fantasía normal en los niños de entre 2 y 7 años. El pensamiento de los niños de esta edad es egocéntrico, subjetivo y mágico. Esto hace que puedan surgir personajes imaginarios, tratados como reales. En principio, la fantasía de los amigos imaginarios es normal, no indica que exista ningún problema en el niño.

Algunos niños tienen amigos imaginarios en alguna etapa de su infancia. Estos amigos imaginarios son personajes de ficción a los que el niño otorga la condición de reales y se comporta como si así fuese.

Los amigos imaginarios pueden ser animales, súper héroes, personas, seres mitológicos, etc. El tipo de ser que defina al amigo imaginario no tiene importancia.

Es entre los 2-3 años cuando pueden surgir los amigos imaginarios. En esta edad, los niños ya tienen un lenguaje lo suficientemente desarrollado como para poder manifestar la existencia de estos personajes inventados. Además, en estas edades el pensamiento de los niños se caracteriza por ser un pensamiento mágico, en el que realidad y fantasía suelen estar muy relacionadas.

Es el pensamiento preoperatorio, que según Jean Piaget se caracteriza por ser egocéntrico (el niño no puede adoptar el papel de otras personas), irreversible (es incapaz de entender que una operación mental puede ir en dos sentidos) y secuencial (las acciones se perciben como partes aisladas, no se percibe el todo).

Hacia los 7-8 años, los niños dejan de tener este tipo de fantasías. El pensamiento de los niños a partir de esta edad es más lógico y racional que en etapas anteriores, es deductivo y más objetivo.

Esto no quiere decir que los amigos imaginarios surjan a los 2-3 años y permanezcan hasta los 7-8 años. Los amigos imaginarios suelen aparecer entre los 2 y los 7 años, pero pueden desaparecer al poco tiempo, permanecer una temporada larga, resurgir después o no volver a aparecer.

En este artículo sobre los amigos imaginarios:

¿Por qué surgen los amigos imaginarios?

Los amigos imaginarios surgen de manera espontánea en la infancia. No existe una causa concreta sobre por qué algunos niños tienen esta fantasía. No obstante, la aparición de amigos imaginarios en la infancia se relaciona con una creatividad elevada y alta sensibilidad.

Los amigos imaginarios son una fantasía normal en los niños de entre 2 y 7 años. En condiciones normales no son indicativos de que haya ningún problema. Son producto del desarrollo evolutivo normal de los niños.

¿Para qué sirven los amigos imaginarios?

Los amigos imaginarios tienen una función en el desarrollo emocional y social de los niños que los tienen.

El amigo imaginario sirve de canal para que el niño libere sus sentimientos, tanto positivos como negativos. El niño puede atribuir sus propias emociones al amigo imaginario para expresarlas y liberarlas.

Además, los niños proyectan sus conflictos y miedos en el amigo imaginario. Ante situaciones nuevas o complicadas, el niño puede expresar su temor a través del amigo imaginario.

Asimismo, el amigo imaginario sirve para que el niño ensaye conductas de interacción social a modo de juego, que luego podrá aplicar con sus amigos reales. Así, el niño puede negociar, llegar a acuerdos, ceder o imponerse a su amigo imaginario.

¿Qué deben hacer los padres ante los amigos imaginarios?

En principio, los padres no deben hacer nada ante el niño que tiene amigos imaginarios. Si se deja al niño el tiempo que necesita para crecer y madurar, estos personajes desaparecerán espontáneamente.

Los padres han de actuar con naturalidad, como con cualquier otra fantasía de su hijo. No deben tratar de prohibir esta fantasía, ni tampoco es necesario fomentarla. Simplemente, aceptarla como una fase más del desarrollo del niño.

¿Cuándo es preocupante la existencia de amigos imaginarios?

En algunos casos, la existencia de amigos imaginarios puede indicar algún problema emocional en los niños.

Si el niño se aísla demasiado, deja de interaccionar con sus iguales y con otras personas de su entorno, es importante solicitar asesoramiento especializado.

Si el niño comienza a tener conductas agresivas o violentas mediado por su fantasía, debe consultarse con un especialista.

Asimismo, si pasados los 8-9 años de edad estos seres imaginarios no han desaparecido, también es recomendable consultarlo con el médico.