¿Cuáles son los efectos de la oxitocina?

77

La oxitocina actúa directamente sobre la producción y secreción de leche. Esta hormona desempeña un papel muy importante en el estado emocional, provocando una sensación de relajación y felicidad en la madre. Esto favorece el desarrollo del vínculo materno-filial y la prolongación de la lactancia.

La oxitocina es una hormona que desempeña múltiples efectos en los seres humanos.

Uno de los papeles fundamentales de esta hormona se ejerce durante el parto y la lactancia.

Esta hormona actúa como neurotransmisor cerebral, provocando sentimientos de relajación y favoreciendo las relaciones sociales positivas (amor, amistad, etc.).

Este efecto es muy favorable para el desarrollo del vínculo madre-hijo y aumenta considerablemente durante la lactancia.

Efectos de la oxitocina durante la lactancia

1. La oxitocina y la producción y secreción de la leche

Cuando el bebé comienza a succionar el pezón materno, se ponen en marcha una cadena de acontecimientos en la madre.

La oxitocina es un neuropéptido que se sintetiza en las células nerviosas neurosecretoras del núcleo supraóptico y paraventricular del hipotálamo (cerebro) y se almacena en la hipófisis.

La sensación de succión del bebé en el pezón desencadena un estímulo nervioso que viaja por los nervios espinales de la madre y llega hasta el hipotálamo.

La oxitocina se excreta en forma de pulsos. Estos pulsos producen la secreción intermitente de oxitocina desde la glándula pituitaria o hipófisis a la sangre.

La oxitocina estimula la producción de prolactina. La hormona prolactina se produce en el lóbulo anterior de la hipófisis y estimula la formación de leche en la glándula mamaria.

Además, la oxitocina que viaja por el torrente sanguíneo llega a las células musculares que rodean a las glándulas mamarias. Este efecto hace que estas células se contraigan y de esta forma se produce la salida de la leche formada en las glándulas mamarias.

La siguiente succión del bebé activa de nuevo las glándulas mamarias y comienza de nuevo el círculo de producción de la leche.

Este mecanismo llega a convertirse en un reflejo condicionado para la madre.

Con que la madre vea a su hijo, le oiga llorar o piense en él, es suficiente para que se desencadene este mecanismo y empiece a endurecerse la mama y a excretarse la leche.

2. La oxitocina y el aumento de la temperatura corporal

La oxitocina dilata los vasos sanguíneos de la piel, con producción de calor en el pecho de la madre.

El calor y el contacto con la madre son también muy importantes para la supervivencia.

Están relacionados con la protección física y emocional del bebé.

3. La oxitocina y la producción de prolactina

La oxitocina estimula la producción de prolactina.

La hormona prolactina es necesaria para la producción de leche.

Esta hormona se produce en el lóbulo anterior de la hipófisis y estimula la formación de leche en la glándula mamaria.

4. La oxitocina y la estimulación de la producción de insulina

La oxitocina también estimula la producción de insulina.

Esta hormona insulina ayuda a absorber los nutrientes procedentes de los alimentos.

La madre debe absorber una cantidad determinada de nutrientes para producir una leche materna de gran calidad nutritiva.

5. La oxitocina y la estimulación de la producción de glucagón

El glucagón (hormona) estimula la liberación de nutrientes desde sus zonas de almacenamiento.

La oxitocina estimula al glucagón para que lleguen suficientes nutrientes a las glándulas mamarias y éstas puedan fabricar una leche de gran calidad nutritiva.

6. La oxitocina y el aumento del apetito

Para conseguir una reserva adecuada de nutrientes, la oxitocina estimula el apetito de la madre, acelera la digestión y facilita el almacenamiento de las sustancias de reserva.

7. La oxitocina y el efecto relajante

La oxitocina ejerce efectos emocionales muy beneficiosos (relajantes y gratificantes).

Durante la lactancia, la madre siente una sensación de relajación, felicidad y amor hacia su bebé.

Conclusión

La oxitocina es un componente esencial en la lactancia, favorece su prolongación y el aumento del vínculo de la madre con su hijo.