Método Kassing para dar el biberón

El método Kassing es un sistema ideado por una asesora de lactancia norteamericana que simula la lactancia materna en la alimentación con biberón. Este sistema permite combinar la lactancia natural y la artificial sin que la alimentación con biberón interfiera en el amamantamiento.

El método Kassing es un sistema para dar el biberón que reproduce al máximo las condiciones de la lactancia materna. Se utiliza cuando ambas técnicas de lactancia deben combinarse o la mujer ha dejado de amamantar temporalmente.

En muchos casos, las mujeres que desean dar lactancia natural se ven obligadas a alimentar a sus bebés con biberón, inicialmente, por ejemplo, porque los bebés son prematuros o necesitan un complemento por algún motivo.

También hay casos en que, por motivos de trabajo, las madres se extraen leche y otra persona les da el biberón. Asimismo, la mujer puede tener algún problema que le impida dar de mamar transitoriamente (enfermedades, grietas importantes).

El problema es que la alimentación con biberón confunde a los bebés y dificulta la toma del pecho materno. Con el biberón, la obtención del alimento es más fácil y exige menos esfuerzo.

Esto se debe a que las tetinas no se parecen a los pezones maternos, los orificios del biberón tienen más flujo de salida, no exigen esfuerzo (la leche cae por gravedad) y el bebé no tiene que succionar.

La dificultad que puede surgir es que, si la madre quiere dar lactancia materna, a la vez o posteriormente, el bebé no se adapta a la misma o tiene más dificultad para mamar. Parece que se le olvida succionar del pecho o no quiere hacerlo.

Por este motivo, la asesora de lactancia norteamericana Dee Kassing inventó un sistema de alimentación con biberón, que simula la lactancia materna, en cuanto a esfuerzo, estimulación y agarre.

¿En qué consiste el método Kassing?

  • El bebé se coloca sentado a 90º (no en la posición de amamantar).
  • Debe estimularse al bebé para que busque el biberón, tocándole las mejillas o los labios (reflejo de búsqueda) hasta que lo encuentre.
  • El biberón debe tener una tetina alargada, blanda y redonda (las convencionales no se parecen al pezón).
  • Es importante que la tetina sea larga porque debe tocar el punto donde se unen el paladar blando y el duro, igual que en la lactancia natural (se recomienda que la tetina tenga una longitud entre 18 mm y 2 cm).
  • El bebé debe encontrar por sí mismo el biberón y succionar para extraer la leche.
  • Cuando ha succionado varias veces, se debe sacar el biberón y volver a empezar.
  • El tronco del bebé debe mantenerse en posición vertical y evitar que la leche caiga por gravedad.
  • El orificio debe ser de tamaño medio para que el bebé deba esforzarse para extraer la leche.
  • Como orientación, debe tardarse unos 20 minutos en dar el biberón (aproximadamente, lo que tardaría en mamar de los dos pechos maternos)

Con este sistema se reproduce bastante fielmente la lactancia materna y el bebé puede recibir el alimento de las dos formas indistintamente.