Embarazo de mujeres solas: aspectos emocionales

55

Las mujeres que viven sus embarazos sin una pareja necesitan recibir apoyo y acompañamiento emocional por parte de las personas de su entorno. En ocasiones, las redes sociales organizadas o las figuras de acompañamiento especializado desempeñan un papel fundamental para estas mujeres.

Actualmente, cada vez son más las mujeres que abordan la maternidad ellas solas, sin una pareja. En algunos casos, ésta es una situación elegida por la mujer, que decide tener un hijo sin tener pareja, recurriendo a técnicas de reproducción asistida. En otros casos, ésta es una situación sobrevenida, provocada por una separación durante el embarazo o por la pérdida del padre.

Así, muchas mujeres desarrollan sus embarazos sin la compañía de una pareja. Este hecho conlleva asociados aspectos psicológicos y emocionales específicos.

El embarazo es un período en la vida de la mujer de gran sensibilidad. Durante la gestación, la mujer experimenta cambios físicos y psicológicos de gran envergadura. La ausencia de un compañero implicado en este proceso hace que cobre mucha relevancia el cuidado emocional de la futura madre, no sólo por la ausencia de compañero, si no por la forma en que se materializó la ausencia del mismo.

Bien sea una situación elegida, como un situación sobrevenida, el embarazo de la mujer sola conlleva asociados acontecimientos estresantes.

Si el embarazo se produjo mediante técnicas de reproducción asistida, este proceso es en sí mismo estresante para la mujer que se somete al mismo. Si la mujer perdió a su pareja durante el embarazo, este acontecimiento es, asimismo, un factor estresante para la mujer.

De esta manera, durante el embarazo de una mujer sola debe atenderse especialmente a su bienestar emocional. De hecho, las mujeres solas pertenecen a uno de los grupos de riesgo de desarrollar una depresión prenatal.

La importancia de la red de apoyo social

La ausencia de una pareja durante el embarazo y la manera en que esta ausencia se materializó constituyen un factor estresante para la mujer embarazada. Por ello, en estos casos es muy importante que la mujer tenga apoyos emocionales en su entorno.

La mujer que desarrolla su embarazo sin una pareja necesita personas a su alrededor que la acompañen durante este proceso, que le ofrezcan la contención que ella necesita y le ofrezcan seguridad y confianza.

La familia o los amigos pueden desempeñar este papel. Sin embargo, en ocasiones, la madre sola se encuentra con reticencias por parte de las personas de su entorno debido a su condición de madre sola.

Por esto, muchas veces se hace fundamental el que la mujer busque estas figuras de contención en redes sociales organizadas. Las asociaciones de madres solas o las redes sociales virtuales son herramientas al alcance de estas mujeres que pueden ser de gran ayuda durante su embarazo y su maternidad.

En algunos casos, buscar acompañamiento maternal especializado puede ser una buena opción. La figura de la doula puede tener un papel muy beneficioso para estas mujeres.

Asimismo, en otros casos puede ser positivo el asesoramiento psicológico prenatal.