Ecografía del primer trimestre de embarazo: ¿por qué es importante?

34

Entre la semana 11 y 12 de embarazo, se realiza la primera ecografía de la gestación. Esta prueba es muy importante para la embarazada porque permite comprobar si el embrión está bien implantado, el número de embriones y calcular la edad gestacional.

La primera ecografía del embarazo se realiza entre la semana 11 y 12. Esta ecografía es muy importante porque nos permite conocer la ubicación del embrión (si está dentro o fuera del útero), medir su tamaño y conocer su edad gestacional y el número de embriones que se han implantado.

La ecografía es una prueba sencilla, totalmente inocua, que se realiza en la consulta del ginecólogo. 

Para hacerla, la mujer se desnuda de cintura para abajo, se cubre con una sábana y se tumba boca arriba en una camilla. La postura que debe adoptar es similar a la que se hace en una citología. El ginecólogo introduce en la vagina la sonda y realiza la ecografía.

En esta prueba se detecta el latido cardíaco del embrión, pero también se localiza el trofoblasto, que más tarde dará lugar a la placenta. También permite estudiar la translucencia nucal, es decir la existencia o no de malformaciones. Y por último permite observar el útero y los ovarios maternos.

¿Por qué es importante la ecografía del primer trimestre?

  • Nos permite conocer la edad gestacional (“de cuanto está embarazada la mujer»). En esta ecografía se puede calcular con gran exactitud las semanas de embarazo. Este dato es muy útil para poder detectar, más adelante, problemas en el crecimiento del bebé.
  • En el caso de gestaciones múltiples, esta ecografía es la mejor para saber cuántas bolsas y cuantas placentas hay. Este dato también es muy importante porque según el número de bolsas y placentas serán distintos los controles del embarazo e incluso el tipo de parto (vaginal o cesárea).
  • Medición de la translucencia nucal: La translucencia nucal consiste en la medida de la nuca del bebé. Según el valor que se obtenga el bebé tiene más riesgo o menos de tener alguna alteración en sus cromosomas (“Síndrome de Down” y otros).