Beneficios del yoga para embarazadas

48

El yoga es una actividad beneficiosa durante el embarazo siempre y cuando se realice bajo la supervisión de un especialista y con el consentimiento del ginecólogo. La práctica de las diversas posturas (asanas) y del control de la respiración pueden prevenir o aliviar las molestias típicas del embarazo. Del mismo modo, ayudan a la embarazada a prepararse para el parto tanto física como psicológicamente.

El yoga es una técnica de más de 2.000 años de antigüedad que procede de India. Es una práctica integral en la que se cultiva el cuerpo, la mente y el espíritu a través del ejercicio de diversas posturas (asanas) y el control de la respiración.

Practicar yoga permite mantener tonificado el cuerpo, puesto que se trabaja la musculatura y la flexibilidad. Pero también fomenta el equilibrio emocional y la armonía espiritual, a través de la toma de conciencia y control de la respiración.

Asistir a clase de yoga durante el embarazo es una opción que eligen muchas futuras madres. El yoga es un ejercicio integral, que promueve el buen funcionamiento tanto físico como emocional. Por ello suele recomendarse durante el embarazo. La mujer embarazada necesita mantenerse en buena forma física. Del mismo modo, necesita mucho bienestar emocional. A través del yoga, la embarazada cuida su cuerpo y su mente.

Antes de practicar yoga prenatal, la mujer embarazada debe consultar con su ginecólogo si este ejercicio es adecuado para su caso concreto. Por norma general, el yoga para embarazadas no está contraindicado, si bien se recomienda realizar únicamente las posturas que sean adecuadas para el embarazo. Por ello, siempre debe realizarse bajo la supervisión de un especialista.

Beneficios del yoga para embarazadas

Practicar las posturas y respiraciones de yoga durante el embarazo aporta diversos beneficios, tanto físicos como mentales, a la mujer que lo practica. Estos beneficios se relacionan con la prevención y mejora de las molestias típicas del embarazo y la preparación al parto. Del mismo modo, se relacionan con un incremento de la tranquilidad y el bienestar emocional de la mujer gestante.

Así, los beneficios de practicar yoga durante el embarazo pueden resumirse en:

  • Aporta flexibilidad y elasticidad a los músculos.
  • Estimula la circulación sanguínea y el retorno venoso de las piernas, previniendo la aparición de edema o varices.
  • Mantiene ágil a la mujer durante la gestación.
  • Ayuda a la mujer a controlar sus emociones, a mantenerse relajada y vivir su embarazo con tranquilidad y bienestar.
  • Asistir a clases de yoga prenatal permite a la mujer embarazada dedicar un tiempo para sí misma, para conectar con su cuerpo y con su bebé y prepararse para recibirlo relajada, equilibrada.
  • Además, en las clases de yoga prenatal, la mujer embarazada entra en contacto con otras mujeres en estado de gestación, Así, muchas mujeres hablan, comparten sentimientos y dudas, etc. y se genera una red de apoyo entre mujeres muy beneficiosa para todas ellas.