La osteopatía antes, durante y después del embarazo

La osteopatía es una técnica de manipulación que se utiliza para tratar y mejorar todos los aparatos corporales. Es un masaje suave que respeta siempre la fisiología humana. Antes del embarazo sirve para preparar el cuerpo para los cambios que se producen a lo largo de éste y para el parto. Después del parto ayuda a la mujer a recuperarse y a adaptarse a su nueva situación con el bebé.

La osteopatía es una técnica de manipulación que actúa sobre todos los aparatos corporales: visceral, respiratorio, articular, circulatorio y craneal. El objetivo es conseguir que la persona mantenga o recupere el bienestar físico, mental y afectivo.

La manipulación osteopática usa los recursos naturales del cuerpo: el tratamiento manual se aplica siempre respetando la fisiología corporal. El movimiento siempre es suave y, a la vez, preciso, adaptado a las distintas necesidades o disfunciones detectadas.

Antes del embarazo, en el parto y en el posparto, la osteopatía puede usarse para facilitar y mejorar todos estos procesos.

Tratamiento osteopático previo al embarazo

El tratamiento osteopático general equilibra el funcionamiento de los distintos aparatos que participan en el embarazo y ayuda a disminuir el cansancio que acumula la mujer en esta fase de su vida.

Se realiza un chequeo de la zona ginecológica para detectar adherencias, falta de movilidad y disfunciones del útero. Una vez evaluada la mujer, se realiza el tratamiento para eliminar estos problemas.

Las técnicas de alineación pélvica disminuyen el estrés de los ligamentos del sacro.

Las técnicas craneales optimizan el funcionamiento de la glándula pituitaria, responsable de la secreción de hormonas necesarias para todos los procesos del embarazo (preparación del útero para la implantación, alimentación y oxigenación del feto, compensación de cambios de humor en la mujer, etc.).

Las técnicas viscerales y respiratorias mejoran el retorno venoso y linfático para prevenir posibles edemas, varices, piernas cansadas, etc.

Tratamiento osteopático durante el embarazo

En el primer trimestre pueden usarse las siguientes técnicas osteopáticas:

Técnicas generales para ayudar al manejo de la ansiedad, el estrés y a eliminar las hormonas en exceso que pueden producir estreñimiento, picores, etc.

Tratamiento osteopático de la pelvis: sacro, cóccix, músculo psoas y lesiones musculoesquéticas previas.

Preparación de la espalda para el cambio del centro de gravedad en el 2º trimestre.

La osteopatía craneal influye en el nervio vago y en el diafragma, reduciendo los síntomas de náuseas matinales.

En el segundo trimestre pueden usarse las siguientes técnicas osteopáticas:

Tratamiento osteopático de la congestión veno-linfática: edemas, piernas cansadas, calambres, etc.

Tratamiento del dolor dorsal, lumbar y de costillas, que a veces impide conciliar el sueño e incluso respirar profundamente.

Técnicas de estiramiento de los ligamentos uterinos.

Técnicas de flexibilización del suelo pélvico.

Técnicas para evitar las infecciones urinarias.

Técnicas de prevención de anemia ferropénica.

Técnicas de prevención y tratamiento del riesgo de parto pretérmino y contracciones prematuras.

En el tercer trimestre pueden usarse las siguientes técnicas osteopáticas:

Técnicas para disminuir la tensión dorsal, lumbar, púbica, uterina y pélvica.

Técnicas para aliviar dolores del nervio ciático y púbicos, calambres en las piernas y edema.

Técnicas para maximizar la movilidad pélvica y sacra y mejorar el desarrollo del parto.

Técnicas de prevención y tratamiento del riesgo de parto pretérmino y contracciones prematuras.

Tratamiento osteopático posparto

Después del parto pueden usarse las técnicas de osteopatía siguientes:

Técnicas de recuperación de la mujer después del parto (cansancio, esfuerzo muscular, etc.).

Tratamiento del arrastre de las fascias por el esfuerzo de los pujos durante el parto.

Tratamiento para eliminar el dolor cervical, dorsal y lumbar debido a la lactancia y a llevar el bebé en brazos.

Tratamiento de drenaje linfático para reducir la inflamación y dolores de las mamas y recudir la posibilidad de desarrollar mastitis.

Tratamiento de la zona perineal.

Tratamiento de la cicatriz de la cesárea (si ha existido) y prevención de las adherencias.