Recomendaciones para un embarazo seguro… ¡con mascotas!

Si estás embarazada y tienes una mascota, o te gustaría hacerte con una, hay una serie de medidas que debes tomar para evitar riesgos. Los gatos, por ejemplo, son portadores habituales del parásito toxoplasma gondii, causante de la toxoplasmosis. Los perros, los roedores y otros animales de compañía, pueden causarte infecciones peligrosas durante el embarazo. Consulta nuestras recomendaciones para un embarazo seguro con mascotas.

Para muchas personas las mascotas forman parte de su vida y se convierten en un miembro más de la familia con su propio espacio, sus necesidades y sus hábitos.

Los perros, los gatos… son animales que nos ofrecen compañía y mucho cariño. ¿Por qué no habría de seguir siendo así durante el embarazo?

Una preocupación común entre las mujeres embarazadas que conviven con algún animal de compañía es si estar en contacto con sus mascotas (perros y gatos) entraña algún riesgo para el desarrollo del feto y el buen fin del embarazo.

Nuestra recomendación, una vez confirmado tu embarazo, es comentarle a tu ginecólogo que convives con un gato, o perro, para que te realice las pruebas necesarias para saber si has pasado, por ejemplo, la toxoplasmosis, una enfermedad especialmente grave si se contrae en el embarazo. Además, tu médico también te proporcionará algunas recomendaciones sobre los cuidados que debes seguir durante la gestación para tener un embarazo sano.

Por otra parte, también es recomendable llevar a tu mascota al veterinario para que revise las vacunas que necesita tu animal de compañía. También es importante que prepares a tu animal de compañía (perro, gato…,) para la llegada del bebé y evitar posibles situaciones de celos.

Consejos sobre mascotas durante el embarazo

Máscotas en general

  • Durante el embarazo, conviene que seas escrupulosa con los hábitos de higiene de tu mascota, como cortarle las uñas, bañarle y limpiar sus enseres con agua y jabón. De esta forma, evitamos la propagación de algunos parásitos habituales.

Gatos en el embarazo

  • En caso de que tu mascota sea un gato, conviene seguir algunas precauciones especiales durante el embarazo. Estas recomendaciones son importantes porque los gatos suelen portar el parásito Toxoplasma gondii. Este parásito suele pasar desapercibido en circunstancias normales, pero no durante el embarazo.
  • El toxoplasma gondii puede producir ceguera, hidrocefalia, prematuridad, bajo peso para la edad gestacional… cuando nace el bebé. Se disemina en las deposiciones de los gatos. Las personas lo adquirimos a través del contacto directo con la tierra o plantas, incluso al ingerir algún alimento contaminado, como carne poco cocinada. Por esta razón es muy importante que utilices guantes cuando trabajes con tierra o plantas, laves bien las frutas y verduras y cocines los alimentos que vayas a ingerir durante el embarazo.
  • Si ya convivías con tu gato antes de estar embarazada sería muy útil que te hicieras una prueba para saber si has pasado esta enfermedad, ya que como otras, una vez que se padece te hace inmune, por lo que podrías dejar de preocuparte.

Perros en el embarazo

  • En caso de tener un perro conviene llevarlo al veterinario para que compruebe que tiene en regla todas sus vacunas. Las más importantes son las del parvovirus, el coronavirus y la rabia.
  • Al igual que con los gatos, un cuidado continuado de sus enseres personales te ayudará a evitar riesgos y te permitirá estar tranquila respecto a posibles infecciones.