EducaciónLos niños y las redes sociales e internet: Consejos sobre su...

Los niños y las redes sociales e internet: Consejos sobre su uso

Contenido revisado y aprobado por el equipo editorial

El uso de las redes sociales e internet conlleva una serie de riesgos para los niños. Conocer y enseñar a los niños las buenas prácticas en el uso de internet y las redes sociales es una responsabilidad de la familia.

Los padres no podemos delegar en el colegio la educación en este terreno. Te ofrecemos unos consejos para lograr que tus hijos usen de forma apropiada el móvil y los ordenadores.

El uso responsable de las redes sociales e Internet es fundamental para el desarrollo de la personalidad y la autoestima de los más pequeños, es por tanto una responsabilidad de los padres la educación de sus hijos en este sentido.

Aunque la edad media recomendada por los psicólogos para que los niños comiencen a usar las redes sociales son los 15 o 16 años, la realidad es que cada año los internautas son más jóvenes y empiezan a entrar en Internet a partir de los 6 años y a utilizar móviles a los 10 años.

Internet es un universo en el que estamos participando todos, tanto padres como hijos así que los padres ya tenemos experiencias para compartir con ellos que les ayudarán a comprender mejor los beneficios y riesgos.  La comunicación con los hijos es la base de cualquier proceso educativo, en este caso no lo es menos.

Seguro que tu mismo ya eres usuario de alguna red social, por lo que puedes comentar sobre las últimas actualizaciones de tu muro o información interesante que has consultado de manera que puedas crear el clima necesario para hablar abiertamente sobre el potencial de lo digital si se usa correctamente.

Te puede interesar  Acoso escolar o bullying: ¿Qué hacer si nuestro hijo es acosado o... acosador?

De esta forma utilizaréis conjuntamente el ordenador y descubriréis contenidos juntos.

Conviene que el ordenador esté en una habitación de uso compartido dentro de la casa, por ejemplo el salón y no en el dormitorio de nuestro hijos, sobre todo si estos son menores de 14 años.

Controla el tiempo que pasan conectados los más pequeños de la familia

La mayoría de los operadores de telefonía ofrece un acceso al panel de clientes desde dónde puedes ver el consumo de datos. Podrás saber cuanto tiempo al día están conectados al móvil o el ordenador.

Obligar a tus hijos a limitar el uso del móvil a unos días a la semana o una franja horaria determinada es un buen recurso que debemos aplicar. Los límites los debemos marcar los padres.

Recuerda que los mejores antídotos contra el uso intensivo del móvil son la lectura y el ejercicio físico.

Hay que crear espacios «libres de móvil» como la cena o la merienda, las comidas de los fines de semana.

En estos espacios los padres tenemos que ser proactivos, entablar conversaciones y compartir experiencias que les lleven a otros escenarios y conseguir que descubran que una buena conversación es más enriquecedora que el vídeo más divertido de YouTube.

Puedes comentar un libro que estás leyendo,  una anécdota que haya ocurrido ese día o alguna experiencia pasada. Haz que tu hijo participe.

Enséñales a proteger sus contraseñas

El uso responsable de las contraseñas es un hábito que deben tener los niños. ¡Y también los mayores!

Te puede interesar  ¿Conoces las cuatro palabras clave para educar a los niños de 1 año en adelante?

Ellos han de saber que las contraseñas no se deben compartir con nadie que no sea de su más estricto círculo familiar como por ejemplo los padres.

También es importante recordarles que en el caso de que utilicen ordenadores ajenos como los de un amigo, la biblioteca o el cibercafé, comprueben que han cerrado la sesión completamente y que no se han guardado las contraseñas.

Explica los riesgos que supone compartir información personal en la red

A través de la compartición de información personal los niños se exponen a sufrir acoso de otros compañeros o cyberbulling.

Sobre todo hay que enseñarles que deben evitar compartir contenidos sobre orientación y comportamiento sexual, preferencias políticas y religiosas.

Además de ser una información estrictamente personal, los acosos se producen con más frecuencia contra los diferentes o los débiles: el que físicamente es diferente, el que practica una religión distinta, al que le atráen personas de su mismo sexo o el que tiene ideas políticas o sociales no compartidas por la mayoría o los líderes del colegio.

Mantente alerta especialmente en estos casos.

Es importante que conozcan el efecto viral que tiene Internet. La rapidez con que un comentario o una opinión es rápidamente trasmitida por la redes sociales y lo pronto que llegará sobre todo al círculo de personas más cercanas y que más daño podrían hacer.

Los niños no son conscientes de que los contenidos se viralizan con enorme rapidez y que pueden llegar hasta el último rincón del mundo.

Si les dais ejemplos sobre casos reales les ayudaréis a ilustrar esta amenaza para no sufrir en su propias carnes esta experiencia que puede ser devastadora.

Te puede interesar  ¿Qué son los celos? ¿A qué edad surgen? Consejos para tratar los celos infantiles

También los padres cometemos una enorme irresponsabilidad en este aspecto al subir fotos de nuestros hijos con demasiada frecuencia, y que puedan ser inapropiadas según en que contexto.

Trata de evitar esta práctica. Los hijos son los únicos propietarios de su imagen y los padres no podemos dejar su huella digital permanente para que sea compartida y esté a la vista de cualquiera.

Si tu compartes fotos de ellos con que razón vas a explicarles luego sobre los riesgos de compartir contenidos indebidos.

La importancia de la «netiqueta», la buena educación en la red

Escribir un tuit ofensivo, subir un comentario insultante en alguna red, ser descarado con el WhatsApp o incluso redactar un correo con errores gramaticales o faltas de ortografía dicen más del que los envía que del que los recibe o trata de ser ofendido.

En este sentido las leyes en algunos países están siendo muy estrictas y pueden castigar con penas severas algunos de estos comportamientos.

Al margen del número de amigos que uno tenga en sus redes sociales, hay que saber que no todos los contactos de la red tienen que ser buenos amigos y no pueden dirigirse a ellos con la misma confianza.

Los niños tratan a menudo a un amigo de una red social como si fuera un amigo de toda la vida y le pueden enviar información que no debería llegarle.

Los pequeños deben saber que hay asuntos que no deben compartirse y que no todo lo que hagan o vayan a hacer tiene que ser conocido por todo el mundo.

Algunas redes te permiten compartir con grupos cerrados el contenido. Enseña a tus hijos a utilizar cada red según qué caso.

Sobre el autor

Miriam Rodríguez Murphyhttps://www.elbebe.com/
Especialista en la redacción y edición de contenidos sobre una amplia variedad de temáticas desde el embarazo y el parto hasta la crianza y el desarrollo y la educación de bebés y niños. Miriam Rodríguez Murphy creó Elbebe.com en el año 2000, un portal pionero en ofrecer información de calidad y contrastada por especialistas sobre maternidad e infancia. Cuenta desde sus inicios con un equipo editorial formado por médicos especialistas, psicólogos y profesionales sanitarios para supervisar todos los contenidos relacionados con la salud de la madre y del bebé y niño. Se ha dedicado durante toda su trayectoria profesional a la redacción y edición de una amplia gama de contenidos, especializándose desde hace 23 años en información para madres y padres. Miriam Rodríguez es un referente en la creación de webs sobre maternidad e infancia en España y América Latina. Ha publicado artículos en medios online como Serpadres y MarieClaire, entre otros.

artículos más leídos

artículos más recientes

Categorías destacadas

Artículos relacionados