¿Qué es el ciberacoso o ciberbullying?

28

El ciberacoso es una modalidad de acoso que se caracteriza por el uso de internet y de las redes sociales para humillar, intimidar o abusar de alguien.

La intimidación puede comenzar en el mundo real, por ejemplo en la escuela, y continuar online a través de las redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter,…). Esto significa que el acoso sigue cuando el niño ya no está físicamente en el patio del colegio.

El acoso se puede producir de diferentes formas: mensajes directos hacia la víctima, humillación pública en foros de internet, creación de información falsa para desprestigiar a la víctima, suplantar la identidad del acosado para publicar contenido en sus redes, desvelar información privada, grabar en vídeo una agresión y publicarla en internet, etc.

El acoso constituye un delito y el ciberacoso un ciberdelito. Este tipo de abusos se puede denunciar.

Para hacerlo, ponte en contacto con la policía en el 915 822 358 o denuncias.pornografia.infantil@policia.es o con la Guardia Civil en el 915 146 000 o uco@gcivil.mir.es.

En este artículo sobre ciberacoso:

 ¿Cuáles son las características del ciberacoso o ciberbullying?

  • El ciberacoso se caracteriza por ser anónimo. Los ciberacosadores no muestran un perfil real, por lo que resulta dificil identificarlos y demostrar quiénes son.
  • Los mensajes que recibe la víctima son accesibles para todo el mundo al publicarse en medios y plataformas públicas. 
  • Las víctimas siempre están localizables a través de ordenadores y teléfonos móviles.
  • El hecho de que acosadores y víctimas no se vean las caras hace que los acosadores sean menos conscientes del daño que causan.

¿Cómo pueden los padres evitar situaciones de ciberacoso?

El diálogo es muy importante para los niños que sufren ciberacoso. Debemos recordarles a los menores que son víctimas, que no están solos. Es un problema al que se enfrentan muchos otros niños. Incluso hay celebrities que han sufrido y han hablado abiertamente de sus experiencias, según el Dr. Astrid Carolus, de la Universidad de Würzburg.

Internet es una de las grandes revoluciones del siglo XXI. Es una herramienta muy valiosa, que permite acceder a una gran cantidad de documentos.

No obstante, en internet también existen peligros. Según una investigación de Kaspersky Lab en colaboración con psicólogos e la Universidad de Würzburg, uno de cada cinco adolescentes de 12 a 15 años ha sido víctima de ciberacoso, justo en una etapa de desarrollo fundamental para los jóvenes que empiezan a pasar más tiempo online.

El problema se agrava por el hecho de que dos de cada tres niños consideran el ciberbullying un problema real, pero pocos de ellos informan a un adulto de confianza de que están siendo abusados.

Este tipo de situaciones pueden evitarse si se toman ciertas medidas de seguridad. Para ello es imprescindible que los padres tengamos en cuenta los siguientes elementos:

  • Saber utilizar el ordenador.
  • Diferenciar entre webs/portales de calidad de aquellos que no lo son.
  • Establecer normas de uso sobre el ordenador y las redes sociales.
  • Aprender a configurar la privacidad de las cuentas en redes sociales.
  • Enseñar a nuestros hijos qué es la privacidad. Igual que no damos las llaves de casa a un desconocido, tampoco debemos exponermos en exceso públicamente. Muchas fotos y datos no deben compartirse. Son privadas.