Acoso escolar o bullying: ¿por qué los niños acosados permanecen en silencio?

109

Desgraciadamente una situación muy común entre los niños que han sufrido (o sufren) acoso escolar es el silencio. Los niños acosados viven con miedo y terror. Y lo preocupante es que nadie haga nada ni nadie se de cuenta de lo que pasa (o quizás sí, pero se opta por mirar hacia otro lado). Es más fácil. ¿O no? Sin embargo, existen algunas señales que permiten a los padres identificar si a su hijo le ocurre algo. Para conocerlas, entrevistamos a Verónica Rodríguez, terapeuta Gestalt y directora de Coaching Club Madrid.

Pregunta: Una broma pesada, ¿cuándo puede convertirse en acoso?

Respuesta: Una broma pesada se convierte en acoso cuando existe la intención de hacer daño y además se repite de forma sistemática y sostenida en el tiempo por parte del acosador.

P: Sorprende que la mayoría de los niños acosados no hable de este grave problema con sus padres. ¿A qué tienen miedo?

El miedo a la represalia es superior al del propio acoso.

R: En ocasiones, el miedo a la represalia es superior al del propio acoso y también sucede que el acosador amenaza para que el acosado no desvele esta circunstancia.

En todo caso, resulta ciertamente complicado para un niño comentar que está siendo víctima de tal hostigamiento porque, en su inocencia, piensa que nadie lo va a comprender y que nadie le puede ayudar.

Frecuentemente, incluso, la víctima llega a pensar que el acoso es culpa suya, por lo que resulta trascendente y vital que los padres le posibiliten el acceso a una comunicación sana y abierta en la que el niño se sienta seguro para detallar todo lo que le está sucediendo.

P: También es curiosa la reacción de los compañeros de clase: prácticamente ninguno sale en defensa del acosado ni tampoco le paran los pies al acosador.

Ante un episodio de acoso, los niños quizás reaccionen sintiendo una especie de parálisis  ante el pavor a que le pueda suceder lo mismo.

R: En realidad, no podemos exigir que los propios niños asuman una actitud de rechazo del acosador y de defensa de los compañeros acosados cuando los propios adultos, primeros y últimos responsables de detectar y atajar este problema, miran muchas veces hacia otro lado si no les afecta directamente o si no ha adquirido dimensiones insoportables.

Con esto pretendo señalar que, si no planteamos una política de prevención y no se enseña a los pequeños que este tipo de situación resulta inaceptable y que debe ser denunciado inmediatamente a los mayores, resultará muy complicado que el menor tome la iniciativa espontáneamente.

Además, hay que tener muy en cuenta que el niño, al observar un episodio de acoso hacia un compañero, quizás reaccione sintiendo una especie de parálisis ante el pavor a que le pueda suceder lo mismo.

P: Existen algunas señales que pueden ayudar a los padres a detectar el acoso escolar. ¿Cuáles son?

R: Ciertas señales como:

  • Un especial cambio de conducta en el niño/adolescente.
  • La víctima no quiere asistir a clase.
  • Sufre el síndrome del domingo por la tarde.
  • Notas que tiene golpes y moratones injustificados.
  • Muestra un alto grado de irritabilidad y nerviosismo.
  • Experimenta cambios de carácter.
  • Presenta tristeza injustificada.
  • No tiene ganas de ver a sus amigos ni de salir de casa.
  • Pérdida de objetos, por ejemplo, pérdida del dinero que les das para el recreo.
  • Padece cefalea y dolores abdominales.

P: Una vez detectado el problema. ¿Qué deben hacer las familias?

Es importante que tanto los padres como el alumno afectado puedan contar con ayuda profesional para minimizar los efectos.

R: La primera medida a tomar será acudir inmediatamente al colegio para abrir una vía de diálogo permanente con los profesores y con los responsables del centro, además de efectuar un seguimiento continuo de la evolución del problema.

Al mismo tiempo, es importante que tanto los padres como el alumno afectado puedan contar con ayuda profesional para minimizar los efectos. No resulta sencillo que los padres, por si solos, puedan ayudar debidamente a sus hijos, pues siempre existen puntos oscuros que un profesional puede ayudar a esclarecer.

«Stop Bullying», un programa para prevenir el acoso

Para Verónica Rodríguez Orellana la prevención es fundamental para terminar de una vez por todas con el acoso escolar. Y la prevención empieza en la escuela, orientando a los alumnos y profesores, que muchas veces no son saben cómo actuar o qué hacer en estos casos. Stop Bullying es un programa desarrollado por Coaching Club que se realiza en el ámbito escolar y que consta de 10 sesiones, que se realizan a nivel grupal e individual. El primer paso es sensibilizar a los niños sobre este problema. Y el objetivo final es desarrollar un sentido compartido de corresponsabilidad a nivel grupal que permita detectar y terminar con el acoso.   

Elbebe.com es un portal de divulgación de contenidos gratuitos relativos al embarazo, el parto, el postparto y el desarrollo del bebé y del niño en su primera infancia. Ofrecemos información para padres y madres sobre el desarrollo de los bebés desde su concepción hasta su primera infancia, con una exhaustiva selección de recursos y consejos útiles para los padres. Nuestro objetivo principal es conseguir que el usuario encuentre útil la información contenida en Elbebe.com y que ésta sea fácilmente comprensible por todos. Para asegurar la calidad de nuestras informaciones y garantizar el rigor y la credibilidad de nuestros contenidos, contamos con un equipo de redactores especializados y con la supervisión de excelentes profesionales de la salud.