Archivo de la etiqueta: niños 3-5 años

Manualidades para niños: ¡Feliz San Valentín, papás!

Manualidades para niños por San ValentínEdad recomendada:

A partir de 3-4 años.

Materiales:

  • Cartón reciclado (cajas de leche, cajas de cereales, etc).
  • Pinturas de colores (rojo, naranja, amarillo, verde, azul turquesa, azul, violeta).
  • Pegamento.
  • Pincel.
  • Lápiz.
  • Tijeras.
  • Lana.

Instrucciones:

Primero seleccionamos los cartones que tengamos por casa. Pueden ser de cajas de leche, de cereales, etc. Luego los pintamos de diferentes colores. Cada pieza de cartón de un color. Dejamos secar.

A continuación, dibujamos un corazón con un lápiz en cada una de las piezas. Los corazones irán de mayor a menor tamaño.

Con la tijera, recortamos cada una de las piezas. Ahora pegamos los corazones, uno encima de otro desde el más grande (que será la base) hasta el más pequeño (que será el primero). Dejamos secar.

Cuando ya estén secos, realizamos dos agujeros sobre la base del primer corazón (el más grande) e introducimos un trozo de lana para poder colgarlo. ¡Listo!

Sigue leyendo

Amigos imaginarios: ¿Es grave? ¿Cuál es el tratamiento?

Hace más bien poco, Marta, mi mejor amiga y mamá de una niña de casi 4 años, Alejandra, nos contaba a mi madre y a mí una divertida anécdota sobre su hija mientras dábamos un agradable paseo por el parque de nuestro barrio.

—El otro día la niña hizo que bañara a uno de sus amigos imaginarios—, nos soltó la mamá entre risas. Acto seguido, mi madre, la miró de soslayo desconcertada, con cara de preocupación, pero no dijo nada. Y yo, que la conozco perfectamente (porque los hijos también conocemos muy bien a los padres), lo noté. Sé que se quedó algo intranquila.

La mamá continuó explicándonos que Alejandra tiene 2 amigos inventados, imaginarios. Su hija los llama cariñosamente: la buena y la mala. Cuando hace alguna travesura, y su madre le echa una reprimenda, la niña culpa a la mala. La buena en cambio siempre la acompaña. ¡Qué lista!, suelto yo.  Mi amiga lanza un suspiro de hastío al aire y sentencia ¿Quién dijo que tener un hijo único no era familia numerosa?—. Sigue leyendo