Los padres de Diego, un niño de 11 años que se suicidó en 2015, hacen pública su terrible carta de despedida

Diego no lo soportaba más. Su desgarrador testimonio te rompe completamente el corazón. Es imposible no ser sensible a este sufrimiento, el de un niño de solo 11 años, que mantuvo en silencio el inmenso dolor que le profesaba ir al colegio. En su carta de despedida, Diego señaló: «no hay otra manera de no ir«. Se tiró por un quinto piso.  ¡Terrible!

Sus padres no pudieron evitarlo. Nadie pudo hacer nada, y parece increíble. El periódico El Mundo publicó el 20 de enero de 2016 la carta que dejó a sus padres momentos antes de producirse el trágico final, ocurrido en octubre del pasado año. ¿Por qué se hace público ahora su contenido?

Los padres de Diego han querido hacer pública esta carta porque la juez de Instrucción 1 de Leganés (Madrid) se dispone a archivar la causa al no encontrar indicios de acoso escolar. Diego se suicidó presuntamente por bullying, algo que hasta ahora no se ha podido demostrar. No existía denuncia previa.

Estudiaba en el colegio Nuestra Señora de los Ángeles, ubicado en el barrio de Villaverde. En este mismo centro escolar se intentó suicidar otra niña en el año 2010, supuestamente también por el mismo motivo. Ella tuvo mejor suerte: sobrevivió al efecto de 14 pastillas. Diego no. De ahí que sus padres insistan en la necesidad de investigar más y conocer realmente lo que llevó a Diego a optar por este duro y sobrecogedor final.

¿Cómo detectar que un niño puede ser víctima de acoso escolar?

Para muchos padres, como los de Diego, resulta complicado detectar que sus hijos están siendo víctimas de acoso en el colegio. O cuando se detecta, ya es demasiado tarde. La víctima suele sufrir los insultos, las burlas, los desprecios de sus compañeros y mantenerlos en silencio.

Por lo general, los niños víctimas de acoso sienten en parte que es por su culpa, que ellos mismos están provocando esa situación. Según la OMS, 1 de cada 4 niños los sufre.

Como padres, existen una serie de señales que pueden hacernos sospechar que a nuestro hijo le ocurre algo. Y es en este aspecto donde tenemos que estar vigilantes. Según Save the Children, la organización que defiende los derechos de la infancia, es importante:

  1. Observa  a tu hijo. Como padres, conocemos perfectamente cómo es el carácter, el temperamento y comportamiento de nuestros hijos. Cuando se producen cambios bruscos en su conducta, puede ser una señal de que algo está ocurriendo. Por esta razón, es muy importante observar los cambios de humor y de comportamiento, las enfermedades leves (dolor de estómago, jaquecas, dolor de cabeza,…) o la motivación al estudio.
  2. Escucha y dialoga con tus hijos. Si detectas algún comportamiento extraño, habla con tu hijo, interésate por cómo le va en el colegio, cuáles son sus pensamientos y sentimientos. «Los niños y las niñas casi nunca mienten en estos temas. Es importante escuchar lo que ha vivido y cómo se siente, sin juzgarle», señalan desde la ONG.
  3. Mantén la calma. Si nuestras sospechas se confirman y conseguimos que nuestro hijo comparta sus pensamientos con nosotros, es importante transmitirle seguridad y proporcionarle todo nuestro apoyo, que no se sienta solo.
  4. Dile que no es culpable de nada. La mayoría de los niños víctimas de algún tipo de abuso curiosamente sienten que son culpables de lo que les pasa. Transmítele todo tu apoyo, protección y comprensión.
  5. Refuerza su autoestima. Las personas que sufren acoso escolar suelen ver dañada su autoestima, creyendo que no son capaces, que no valen. Para Save the Children es importante que les ayudes a reconocer sus capacidades, habilidades y el gran esfuerzo que ha hecho al haber pedido ayuda.
  6. Comunica la situación a la escuela. Para un niño, la escuela es el segundo lugar donde pasan más tiempo. En el centro escolar tienen que sentirse cómodos. Y es importante que si algo ocurre, el centro escolar esté al tanto. Mantén una comunicación contínua con los profesores y responsables del centro. Pide su colaboración.
  7. Dale la oportunidad de ampliar su grupo de amigos y amigas. Las actividades fuera del centro escolar le dan la oportunidad de relacionarse con otros chicos y chicas de su edad.

El acoso es una forma de maltrato: ¡denuncia!

Cuando las situaciones acoso escolar o ciberacoso llegan a ser graves, puedes notificar el caso acudiendo a instituciones como la Fiscalía , la Policía o la Guardia Civil.

Texto íntegro de la carta que Diego dejó para sus padres

Papá, mamá, estos 11 años que llevo con vosotros han sido muy buenos y nunca los olvidaré como nunca os olvidaré a vosotros.

Papá, tú me has enseñado a ser buena persona y a cumplir las promesas, además, has jugado muchísimo conmigo.

Mamá, tú me has cuidado muchísimo y me has llevado a muchos sitios.

Los dos sois increíbles pero juntos sois los mejores padres del mundo.

Tata, tú has aguantado muchas cosas por mí y por papá, te estoy muy agradecido y te quiero mucho.

Abuelo, tú siempre has sido muy generoso conmigo y te has preocupado por mí. Te quiero mucho.

Lolo, tú me has ayudado mucho con mis deberes y me has tratado bien. Te deseo suerte para que puedas ver a Eli.

Os digo esto porque yo no aguanto ir al colegio y no hay otra manera para no ir. Por favor espero que algún día podáis odiarme un poquito menos.

Os pido que no os separéis papá y mamá, sólo viéndoos juntos y felices yo seré feliz.

Os echaré de menos y espero que un día podamos volver a vernos en el cielo. Bueno, me despido para siempre.

Firmado Diego.

Ah, una cosa, espero que encuentres trabajo muy pronto Tata.

Diego González

Deja una respuesta