Kensuke Miyazaki, el primer político nipón que piensa acogerse a un permiso por paternidad

Kensuke Miyazaki

Imagen extraída del perfil de Facebook

Kensuke Miyazaki, de 34 años, va a ser padre muy pronto, el próximo mes de febrero. Y será el primer parlamentario nipón que piensa acogerse al permiso de paternidad cuando su mujer, Megumi Kaneko, también política y parlamentaria del mismo partido, de a luz. Se trata de un hecho insólito en Japón, desgraciadamente.

Japón es un país en el que los parlamentarios, sean hombres o mujeres, no disponen de una ley que regule este derecho. La representación femenina de la cámara es insignificante: de los 475 escaños, solo hay 45 diputadas. Miyazaki quiere empezar a dar ejemplo y también promover la participación de los padres en la crianza de los hijos. «Es normal que los padres se encarguen del cuidado de los hijos desde el nacimiento hasta los 3 años, cuando se está formando su personalidad«, ha declarado recientemente a la prensa en Tokio.

Sus colegas en cambio no dan crédito. Consideran descabellada la decisión de Miyazaki, que también ha sido muy criticada por sus propios compañeros de partido. Le acusan de malgastar el dinero de los contribuyentes. Asimismo, señalan que el permiso de paternidad es para los trabajadores, no para los políticos. Y le recuerdan que si tanto interés tiene por el cuidado de sus hijos, por qué no contrata a una niñera. ¡Sin palabras!

En Japón existe la arraigada creencia de que los hombres son los encargados del sustento familiar. Y acogerse al permiso de paternidad, se considera una falta de compromiso con el trabajo. De hecho, solo el 2,3% de los padres nipones se acoge a este derecho, siendo uno de los permisos más generosos del mundo: hasta 12 meses de ausencia laboral con el 50-60% del sueldo (también para madres).

Las mujeres, en cambio, son las responsables… del cuidado de los hijos. En Japón, 7 de cada 10 mujeres abandona su puesto de trabajo tras ser madre. Si a esto le sumamos que la población cada vez envejece más y que la natalidad ha descendido preocupamente en los últimos años, el problema se agrava mucho más. Los expertos creen que una solución para incrementar los bajos índices de natalidad es una distribución más equitativa de los permisos de maternidad/paternidad.

La ejemplar estrategia de Miyazaki es ausentarse durante un mes. Y demostrar que sí es posible conciliar vida laboral y familiar. Todo un gesto por su parte, que se suma a la estrategia «Womenomics», lanzada por el primer ministro nipón, Shinzo Abe, para apoyar a las madres trabajadoras y favorecer la incorporación de la mujer al mundo laboral. En 2020 se espera que el 13% de los padres se acoja al permiso por paternidad.

Por lo pronto hay que esperar para ver en qué queda la cosa y si este es el primer paso para conseguir la ansiada igualdad sin renunciar al trabajo ni a la maternidad.

Datos curiosos sobre el permiso de paternidad en Japón:

Japón es uno de los países más generosos con el permiso por paternidad: 52 semanas con el 50-60% del sueldo cubierto.

Menos de un 3% de los padres disfruta de este derecho.

En Japón el permiso de paternidad está cubierto por las aseguradoras, no por los empresarios.

Japón tiene un serio problema de natalidad. Para incrementarlo, en 2010 se lanzó otra iniciativa: permitir a los padres trabajar menos horas.

2 pensamientos en “Kensuke Miyazaki, el primer político nipón que piensa acogerse a un permiso por paternidad

  1. Pingback: El difícil arte de conciliar, a debate gracias a Bescansa | Secretos de una madre

  2. Japón Sin Sensacionalismo

    En Japón tanta la madre como el padre gozan de una licencia por maternidad/paternidad de 1 AÑO con goce de sueldo.

    Para ponerlo en contexto. En países europeos como España e Inglaterra, los hombres cuentan con un permiso por paternidad de 2 SEMANAS pero SIN goce de sueldo.

    En la mayoría de los países de África, como Angola, Botswana, Egipto, Ghana, Guinea, Lesotho, Nigeria, Senegal, Somalía, Zimbabwe, etc, etc, los hombres no cuentan con ningún permiso.

    En América Latina, la norma suele ser menos de 1 semana para los hombres. Por ejemplo en Argentina, la Ley de contrato de Trabajo N º 20.744 establece un permiso por nacimiento de un hijo de dos días tras el nacimiento, que puede exterderse de acuerdo al convenio colectivo de trabajo de su empresa.

    Por otro lado, más allá del machismo que haya en Japón, los empleados también son reacios a tomarse sus vacaciones. O sea, más que un supuesto problema de «machismo», en Japón pasa por una cuestión de lealtad a la empresa.

Los comentarios están cerrados.