5 maravillosas obras de arte sobre lactancia materna

La maternidad (e incluso la lactancia materna) siempre ha estado presente en el arte desde tiempos inmemoriables. De hecho, Kourotropos es una escultura cálcarea fechada en Siglo VI a.C que representa a una madre dando el pecho a su hijo. Pero es en los artistas de finales del siglo XIX donde encontramos retratos tan emotivos y realistas, que queremos compartirlos con todas vosotras: las madres.

1. Mary Stevenson Cassat, Mother Jeanne Nursing Her Baby 1907-1908

Mary Stevenson Cassat: lactancia materna

Mary Stevenson Cassat (1844-1926) nació en el seno de una familia acomodada, que pronto le inculcó la cultura de viajar. Fue una mujer moderna, decida e inconformista. Decidió estudiar bellas artes en contra de la opinión de su padre, un adinerado banquero. Fue una de las pocas mujeres en pisar la universidad, que pronto abandonó porque no encontraba la formación que buscaba. Y se convirtió en una pintora autodidacta, muy influenciada por los impresionistas. La pintura de Cassat se caracteriza por retratar escenas íntimas y cotidianas donde la mujer y la maternidad son protagonistas. El cuadro Mother Jeanne Nursing Her Baby nos encanta porque refleja esa conexión madre e hijo durante un momento tan íntimo y especial como es la lactancia materna.

2. Pablo Picasso, Madre e hijo 1904

Picasso: etapa azul, lactancia materna

Pablo Ruíz Picasso (1881-1973) fue un artista extremadamente sensible, ingenioso e intuitivo. Durante toda su carrera artística jugó con las líneas, las formas, los trazos y el color. Pasó del post-impresionismo al cubismo dando origen a una de las obras más importantes de la historia del arte: El Guernica. Suya es la famosa frase “cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando”. Picasso era excesivamente autoexigente y perfeccionista.  En Madre e hijo (1904) podemos observar el estudio pormenorizado que hace de las manos y de sus movimientos. A nosotros nos encanta esta imagen por el halo especial de ternura que desprende esta joven y bella madre mientras abraza cariñosamente a su hijo, que alza su mano para tocarle la cara.

3. Kuzma Petrov, Madre (1913)

Madre e hijo vodkin

Kuzma Petrov (1878- 1939) fue un artista multidisciplinar ruso. Pintaba, escribía y tocaba el violín de forma semiprofesional. Sus pinturas destacaron por sus formas inusuales y sus colores brillantes. Utilizó una técnica que se llamaba “perspectiva esférica”, que permitía al espectador observar la curvatura esférica de sus representaciones. Se dedicó al arte gracias a la caridad de los comerciantes de la región en la que vivía. La maternidad fue un tema recurrente en su obra. En concreto, Madre (1913) refleja la unión del hombre con la naturaleza.

4. Henri Lebasque, Maternidad (1905)

maternidad-lebasque

Henri Lebasque (1895-1937) fue un pintor post-impresionista francés. Camile Pisarro y Auguste Renoir ejercieron una enorme influencia en su obra. Junto a Henri Mattise fundó el Salón de Otoño en 1903. Pintó paisajes y retratos de su mujer y de su familia. En Maternidad (1905) observamos a una mujer que amamanta a un bebé bajo la tranquila y apacible presencia de una niña que lee un libro. Algunas teorías señalan que no se trata de una madre, sino de una nodriza, una figura muy popular en Francia entre los siglos XIII-XIX.

5. Tamara Lempicka, Maternidad (1928)

Maternidad, Tamara Lempicka

Tamara Lempicka (1898-1980) nació en Polonia en el seno de una familia rica. Se dedicó desde bien temprano a la pintura. Realizó un retrato de su hermana a los 11 años. Y dedicó gran parte de su vida a realizar numerosos retratos femeninos. Su pintura se enmarca dentro del estilo art decó.

Sus figuras suelen ser alargadas, refinadas y con la mirada perdida, como la mujer que representa en Maternidad (1928). El bebé está cubierto con una bonita manta mientras la mujer lo sujeta dulcemente y agarra su pecho suavemente para que el bebé pueda alimentarse.

Nos encanta esta bella imagen de Lempicka.