Día Internacional Contra la Violencia de Género: ¿Cuál es la realidad de la violencia machista? Di NO a la violencia a mujeres y niños

 

 Cartel Escuela de Cebras. 1er Premio Concurso Carteles Contra la Violencia de Género, organizado por la Comunidad de Madrid, el Istituto Europeo di Design y YoDona.

Cartel Escuela de Cebras. 1er Premio Concurso Carteles Contra la Violencia de Género realizado en 2011.

Con motivo del #DíaInternacionalviolenciagénero, que se celebra cada 25 de noviembre, vamos a desenmascarar la realidad de la violencia machista, una lacra social que cada año se cobra numerosas víctimas en todo el mundo, incluida España y Europa.

1. Maltrato con apariencia de normalidad

“Muchas mujeres no saben identificar qué es maltrato ni dónde empieza. Existen muchos comportamientos que la mujer identifica como muestras de amor, que no lo son”.

El maltrato suele empezar mucho antes de que se produzca la primera bofetada. Y a pesar de que no existe un perfil claro de maltratador (ni clase social, ni edad), sí existen ciertos comportamientos que pueden ayudarnos a identificar cuando una relación puede terminar en maltrato. Por ejemplo, sospecha si tu pareja es celoso y/o posesivo, te falta verbalmente al respeto con insultos o vejaciones, ejerce un control excesivo sobre tus decisiones, te grita, te atosiga, te impone cómo debes vestirte o te aisla de tus familiares y amigos.

¡Reacciona ante las primeras alarmas! Y por supuesto, recuerda que si te fuerza a mantener relaciones sexuales en contra de tu voluntad es delito.

2. Miles de mujeres siguen sufriendo agresiones en su hogar

Las cifras solo reflejan la punta del iceberg. Sabemos que 1 de cada 3 mujeres ha sufrido violencia física o sexual por un compañero sentimental. Y que muchas de ellas todavía no denuncian por miedo y resignación. La violencia de género es una violación extendida de los derechos humanos, que entorpece la capacidad de la mujer para participar en la vida pública en condiciones de igualdad. Este tipo de violencia es una de las más frecuentes en el mundo.

3. El anuncio de la separación es el momento de mayor riesgo

Antes de denunciar, busca ayuda profesional porque el mayor peligro acecha cuando las víctimas anuncian que se van a separar. Por esta razón, son importantes la orientación previa y el apoyo de personas especializadas. Antes de dar el paso, evita verbalizar a tu pareja palabras como “separación”, “denuncia” o “abandono de la casa”. Y recuerda que si te amenaza con quitarte a tus hijos/as te está maltratando.

4. La crisis, ¿un paso atrás para las víctimas de maltrato?

El estudio “Niños, niñas y jóvenes sin hogar“, realizado por la Fundación Simetrías para España, impulsado por la Comisión de Justicia de la Unión Europea, señala que las mujeres con hijos víctimas de violencia de género en casas de acogida tienen enormes dificultades para acceder a una vivienda debido a las dificultades de encontrar un trabajo estable. Y el informe concluye: “muchas mujeres se ven obligadas a plantearse tener que volver con su pareja“. ¡Terrible! Otro informe realizado por la fundación Adecco señala que “la crisis supone un freno para denunciar por el temor a no encontrar empleo y verse sin recursos para salir adelante”. De hecho, según el Observatorio de Violencia Doméstica y de Género, el número de mujeres maltratadas que renuncian a denunciar ha aumentado preocupantemente en el 2014.

5. Antecedentes de maltrato y custodia de los hijos

Un maltratador no puede ser un buen padre, según Marisa Soleto, directora de la Fundación Mujeres. Todavía existen jueces que piensan que lo mejor para un hijo es tener visitas vigiladas con su padre, en prisión preventiva, acusado de haber asesinado a su mujer y madre de la hija de ambos.

Esta situación me recuerda el caso de Ángela Gónzalez Carreño, una madre que denunció el infierno que ella y su hija sufrían hasta en 30 ocasiones. De modo que solicitó medidas de protección para ambas. La menor fue asesinada por su padre en una de las visitas sin supervisión concedidas al agresor en el año 2003. La menor tenía 7 años.

A raíz de este estremecedor hecho, Gónzalez Carreño no se quedó de brazos cruzados y con la ayuda de la organización Women´s Link Worldwide denunció por primera vez al Estado Español ante una instancia internacional por negligencia. La ONU reconoció la negligencia del sistema judicial español, que llevó a la muerte a la hija de Carreño.

Viviana Waisman, directora ejecutiva y cofundadora de la fundación que interpuso la denuncia ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW), señala: “la ONU reconoce que la negligencia del sistema judicial fue lo que llevó a la muerte a Andrea y da una oportunidad de mejorar el sistema judicial para dar una protección efectiva a los casos de violencia de género y que se ponga el foco en la necesidad de proteger a los niños“.

Los antecedentes del maltrato deben tenerse en cuenta a la hora de estipular los derechos de la custodia.

6. Los niños, ¡las víctimas invisibles!

Los menores son las víctimas invisibles y más vulnerables de estas situaciones. En España, se estima que el 10% de los niños son víctimas de la violencia de género, aunque no hay datos exactos que lo confirmen.

Para considerar a los niños víctimas no es necesario que los niños sufran la violencia directamente. Presenciar la violencia ejercida contra sus madres o el hecho de crecer en un entorno en que la desigualdad entre el hombre y la mujer se expresa de manera violenta, les convierte también en víctimas.

Los niños que sufren el maltrato en primera persona necesitan atención psicológica, social y jurídica especializada. Además, estos niños suelen desarrollar una personalidad en función de la violencia que han vivido. Y la toman como modelo interiorizando los roles de maltratador o maltratada.

Por otra parte, los niños víctimas de violencia de género pueden experimentar numerosos trastornos, como trastornos del sueño, trastornos de la alimentación, trastornos de conducta, enuresis, ansiedad y/o depresión, etc. Igualmente importante es la pérdida de confianza que experimentan en otros seres humanos, esencial para el desarrollo normal de las personas.

Mamá, duérmete que yo vigilo

Documentos TV nos acerca a la dura realidad de los niños víctima de la violencia de género: los grandes invisibles. Sus secuelas, sus traumas, sus miedos y la relación que establecen con su padre, el maltratador.