Kate Middleton: ¡segundo embarazo con fuertes vómitos!

Kate Middleton segundo embarazo

Los duques de Cambridge se convertirán de nuevo en papás y darán un hermanito a su primogénito George

Los duques de Cambridge, Kate Middleton y Guillermo, están muy felices. Ambos son papás de George, un precioso y simpático niño de 13 meses que parece bastante curioso e inquieto, y ahora se acaba de conocer que están esperando a su segundo hijo. Pero igual que sucedió con su primer embarazo, la duquesa de Cambridge vuelve a sufrir hiperémesis gravídica (HG).

Para Kate los embarazos no son sencillos: experimenta intensas náuseas, constantes vómitos y se siente muy débil. Esto la ha llevado a cancelar diferentes actos previstos en su agenda, como la visita a Malta. La hiperémesis gravídica es una complicación del embarazo, que suele producirse alrededor de la semana 6 de embarazo y que puede extenderse hasta la semana 12 de gestación, o incluso más allá. La pérdida de líquidos y la falta de alimentos hacen que la embarazada pueda necesitar atención médica, como es el caso de la duquesa de Cambridge.

La hiperémesis gravídica es una molestia que se produce por diferentes razones: por elevados niveles de la hormona del embarazo HCG, también conocida como gonadotropina coriónica humana. Pero también debido a causas emocionales, relacionadas con los embarazos no deseados, por ejemplo. Éste no es el caso de Kate Middleton. De hecho, el Daily Mail señala que Kate quiere ser madre de 3 niños antes de los 35 años, momento en que la fertilidad desciende. En cambio, si el bebé es niño o niña no le preocupa… . Pero sí sabemos que al abuelo, el Príncipe Carlos, le hace ilusión… ¡una nieta!

La hiperémesis gravídica no son simples vómitos. La embarazada puede llegar a vomitar hasta 30 veces al día y estos vómitos pueden ir acompañados de bilis o sangre. El mayor riesgo para la embarazada es la deshidratación, pero también la pérdida de peso (algunas embarazadas llegan a perder hasta un 10% de su peso corporal) o la alta concentración de tóxinas en la orina, que se conoce como cetosis. De ahí que la atención médica sea fundamental, como es el caso de K. Middleton. El tratamiento hospitalario es esencial para controlar la deshidratación con suero y proporcionar a la futura madre la alimentación necesaria.

En principio, la hiperémesis gravídica no supone ningún riesgo para el bebé si ésta se controla. Pero sí es cierto que las mujeres con hiperémesis gravídica tienen más probabilidades de sufrir un aborto espontáneo, tener un parto prematuro o un bebé con bajo peso al nacer. Pero esto es relativo. De hecho, el príncipe George fue uno de los bebés reales con más peso al nacer de la corte inglesa.

Desde Elbebe.com queremos felicitar a los futuros papás y desear a Kate una pronta recuperación.

Más artículos sobre náuseas y vómitos en Elbebe.com:

Más sobre hiperemesis gravídica en Secretos de una Madre:

Deja una respuesta