Echolilia, la enigmática belleza de un niño con autismo

Echolilia

© Timothy Archibald

La soledad autista no tiene nada que ver con estar solo físicamente, sino con estarlo mentalmente.

Estas son algunas de las palabras que la psicóloga del desarrollo Uta Frith utilizó para describir el autismo en su obra Autismo: Explicando el Enigma publicada en 1991. Y precisamente esto es lo que también refleja el trabajo fotográfico de Timothy Archibald: Echolilia.

Echolilia es un juego de imágenes y de palabras. El término hace referencia a la ecolalia, repetición de sonidos muy común en los niños con autismo. Echolilia es como un eco sordo, que nos adentra en un mundo inaccesible, lleno de silencios y secretos. ¿El resultado? Un impactante libro de 43 fotografías sobre el espectro autista.

«Elijah es un chico normal, que saca buenas notas, pero diferente. De pequeño sentía fascinación por los movimientos repetitivos«, señala Archibald, su padre, un reconocido fotógrafo. Empezó a fotografiar a su hijo cuando fue diagnosticado de espectro autista con 5 años. Al principio, para la familia, fue muy difícil. Y esto se refleja en las primeras imágenes, las más oscuras: Elijah con una pinza en la boca, por ejemplo. «El puente entre nosotros aún no se había construido. Yo en ese momento sentía que cualquier cosa podía pasar», explica.

El espectro autista es un trastorno generalizado del desarrollo que afecta al modo de comportarse, comunicarse y de relacionarse de las personas que lo sufren. Existen varios niveles. Durante el primer año, aparentemente todo se desarrolla con normalidad. No hay nada raro en el comportamiento de los niños que haga sospechar que algo va mal. Más adelante, los padres observan ciertas señales de alarma: los niños no responden cuando les hablan, no miran a la cara, su risa puede parecer extraña, sus juegos son siempre repetitivos…

Para Timothy asimilarlo no fue nada fácil. Acostumbrado a robar el alma de objetos y personas con su cámara, decidió tomar instantáneas de su hijo como una especie de terapia, de acercamiento, de reconciliación por la relación «no-tenida»… Pero sobre todo, para documentar los movimientos repetitivos de su hijo para los médicos. Y así, como un juego, padre e hijo empezaron a sentirse más cerca el uno del otro. Desde los 5 hasta los 8 años, trabajaron conjuntamente en este proyecto, que muestra imágenes de otra dimensión.

Las fotografías son de una belleza enigmática. Reflejan sentimientos de impotencia, soledad, tristeza, ausencia… Archibald utiliza una mirada poética que permite describir en imágenes lo que tanto cuesta hacer con palabras. Los problemas de comunicación, el juego, las repeticiones y las miradas impactan, permanecen fijas en la óptica de quién las mira y observa detenidamente. Echolilia es un libro, un nexo de unión entre padre e hijo, una conmovedora narración sobre el autismo.

Echolilia

© Timothy Archibald

Echolilia

© Timothy Archibald

Echolilia

© Timothy Archibald

Echolilia

© Timothy Archibald

Echolilia

© Timothy Archibald

Echolilia

© Timothy Archibald

Echolilia

© Timothy Archibald

¿Dónde comprar el libro?

echolila_front_cover

La portada del libro ilustra a alguien que mira a través de un filtro.

El libro se puede adquirir en www.timothyarchibald.com.

Autora: M. Abalo

Deja una respuesta