4 consejos para vestir a los bebés y niños en verano

Consejos para vestir a los bebés y niños en veranoEn verano nuestros hijos necesitan mucha menos ropa, ¡algo que todas las madres agradecemos! Menos lavadoras, menos calcetines, menos ropa para planchar, más espacio en los armarios,…

En esta época del año guardamos la ropa de abrigo de nuestros hijos y damos paso a otro tipo de prendas más frescas, como vestidos o pantalones cortos.

Los bebés sufren el calor igual que los adultos. Pero con una gran diferencia: regulan peor su temperatura corporal. Su capacidad termorreguladora está todavía inmadura. Por esta razón, en verano conviene vestir a los bebés con prendas ligeras, preferentemente fabricadas en algodón, ya que permiten una transpiración mejor.

Debido al sudor, en verano también tenemos que prestar atención a las erupciones cutáneas del bebé como la sudamina, producidas por un exceso de sudoración. La sudamina no es grave, tan solo es un sarpullido.

Si hace mucho calor, conviene utilizar una sola prenda para el bebé, y llevar alguna de repuesto por si la temperatura ambiental cambia. ¡Ojo con los cambios bruscos de temperatura y con el aire acondicionado! Para los niños un poco más mayores, tenemos que tener especial cuidado con la exposición directa al sol.

4 consejos para vestir a los bebés y niños en verano

1.  Evita la ropa de fibra sintética

Este tipo de tejidos no permite que transpire bien la piel del bebé, ni absorbe bien el sudor. Si necesitas algunas prendas de algodón para este verano, consulta esta marca moderna y divertida para los peques, en la que puedes encontrar muchas prendas adaptadas especialmente para ellos. Cuando los niños son más mayores y empiecen a hacer más actividades, podemos seguir vistiéndolos con ropa de algodón, ya que están expuestos a temperaturas más altas sin tanto control como el que tenemos con los bebés.

2. Utiliza gorros

Cuando nuestro bebé ya es capaz de mantener su cabeza erguida, es fundamental que protejamos su cabeza del sol con un gorrito con visera. Esto es así sobre todo cuando salimos a dar un paseo, vamos a la playa o nos vamos de excursión. Cuando los niños van creciendo esta recomendación hay que tenerla aún más en cuenta ya que los niños pequeños se pasan muchas horas bajo el sol jugando.Y ya que eso no se puede evitar, ¡mejor prevenir usando gorras!

3. Recurre a las gafas de protección solar

Existe la falsa creencia de que los niños no necesitan gafas de sol. Esto realmente no es así. Incluso los niños menores de 3 años necesitan gafas de protección solar. La razón: sus ojos son más vulnerables a los efectos de los rayos ultravioletas.

4. Compra zapatos cómodos

En verano es habitual que suden los pies. Si el bebé va a llevar zapatos, se recomienda utilizar calcetines de algodón y calzado cómodo y suave. Para los niños más pequeños también.

Los padres también tienen que tener todas estas recomendaciones en cuenta si mandan a sus hijos fuera de casa en verano. En los campamentos los más pequeños no tienen una supervisión directa y control como cuando están en casa. Además, los niños tampoco prestan tanta atención a lo que ponerse. Por ello nada mejor que dejarles bien planeada la maleta con la ropa y el calzado adecuado a las actividades que vayan a desarrollar en sus divertidas vacaciones. Así, ¡evitamos que lo pasen mal por no ir adecuadamente preparados!

¡Feliz verano!

Deja una respuesta