Alimentación complementaria del bebé: ¡miedo al atragantamiento!

Cuando comenzamos a introducir los alimentos complementarios en la dieta del bebé es muy normal que tengamos miedo a que éste pueda atragantarse.

Esta es una de las razones por las que, muchas veces, mantenemos la introducción de la alimentación complementaria a base de purés durante largos períodos de tiempo.

En España, la tendencia general es ofrecer al bebé los alimentos triturados. Esta tendencia, posiblemente, está basada en gran medida en el intento de evitar atragantamientos. Sin embargo, el bebé tiene que aprender a masticar, a diferenciar sabores, texturas y olores, y con el puré limitamos casi por completo este tipo de aprendizajes.

Mi niña rechaza el puré, prefiere alimentos no triturados

En mi experiencia personal, empecé a darle alimentos enteros a mi hija desde el inicio de su alimentación complementaria, hacia los 6 meses de edad. Al principio le daba alimentos muy blanditos, tipo plátano o zanahoria hervida, para que ella los chupase y los fuese ingiriendo poco a poco. También le ofrecía purés.

La cuestión fue que ella misma rechazaba los purés y prefería el alimento no triturado, así que fue ella la que marcó el hecho de que el inicio de su alimentación complementaria se realizase a base de alimentos no triturados.

Lógicamente, al principio se atragantaba un poco, le costaba gestionar la manera de tragar el alimento. Sin embargo, ella misma resolvía el pequeño atragantamiento sin problema.

Sin embargo, el miedo al atragantamiento siempre estaba ahí. En realidad a mí no me daba miedo, pues veía a la niña capaz de gestionar su deglución. No obstante, muchas personas de mi entorno cercano lo pasaban verdaderamente mal con este asunto.

Doy alimentos sin triturar a pesar del miedo al atragantamiento

Constantemente, recibía advertencias y consejos marcados por el miedo a que mi hija se atragantase y, si os soy sincera, muchas veces llegaron a agobiarme. Aun así, continué dándole comida entera (blandita, con cuidado) a mi hija.

Hoy en día, mi hija, de 21 meses, come de todo, disfruta de la comida y tiene autonomía en su alimentación. Así que puedo decir que el sistema de darle los alimentos sin triturar me ha funcionado muy bien.

Sin embargo, creo que es aconsejable que cada familia ofrezca los alimentos a sus bebés de la manera en que se sientan más seguros, pues las emociones que transmitimos a nuestros hijos en torno a su alimentación son fundamentales en cómo se sentirán ellos ante la misma.

Y vosotras, ¿cómo habéis introducido los alimentos complementarios en la dieta de vuestros bebés?

Autora: M. Serrano

Alimentación complementaria en Elbebe.com:

Alimentación complementaria en Secretos de una Madre:

Otros artículos en la Comunidad:

2 pensamientos en “Alimentación complementaria del bebé: ¡miedo al atragantamiento!

  1. Inés

    Mi niño tiene 16 meses y come triturado y sin triturar, y mucha teta! En mi caso le doy los purés más que por el miedo al atragantamiento porque me es más cómodo cuando tengo poco tiempo. Además me insistió mucho la pediatra en que estaba bajando demasiado de percentil de peso y que era necesario que el niño comiera más. Aunque dándole el pecho estaba segura de que le daba lo mejor siempre le queda a una la mosca detrás de la oreja cuando un profesional de la salud insiste tanto y como se lo ofrezco y se lo come encantado, pues si él está contento yo también! Tengo que decir que le encanta investigar la comida que no está triturada y aunque la mitad acabe en el babero y en el suelo también lo veo disfrutar aprendiendo a manejarse con los alimentos él solito. Lo que no he hecho jamás es obligarlo a comer y tengo que decir que a mí me ha funcionado muy bien: se atreve con todo lo que le ofrezco!

  2. maria

    Yo le ofrecía purés y alimentos blanditos, pero en tres ocasiones se atragantó, y eso que ya tenía sus tres añitos cumplidos. Una de ella fue con un plátano. Fue muy traumático para mi y desde entonces no puedo evitar recordarle en cada comida que debe de masticar bien las cosas. A veces pienso que soy un tanto pesada, pero me aterra encontrarme otra vez en esa situación.

Deja una respuesta