Escapada sin niños…¿los padres necesitamos de un tiempo sin hijos?

Escapada de los padres... sin niñosEstamos en verano y entre campamentos, mandar a los niños con los abuelos y demás trucos para encajar las vacaciones de los niños, es el momento ideal para hacer una escapada romántica con la pareja. O simplemente ahora tenemos la oportunidad de quedarnos solos, sin hijos, en casa.

Ningún médico lo dice, pero debería ser una prescripción médica. «Pase usted unos días de vacaciones con su pareja y verá como a la vuelta se encuentra mejor». En mi caso, no ha sido recomendación de nadie. Simplemente una casualidad. Este mes era nuestro aniversario de boda y como regalo (sorpresa) me ha tocado ¡un viaje de fin de semana!

No voy a mentir a nadie: he echado mucho de menos a los niños. Cada cosa que he hecho he pensado en ellos, en lo que les hubiera gustado ver esto o aquello, en lo que hubieran disfrutado haciendo esto y lo de más allá. Pero igual de cierto es que he vuelto del fin de semana fresca, tranquila y relajada con ganas de afrontar el poco tiempo que me queda antes de las vacaciones.

Y es que la vida con niños tiene sus contradicciones: ni con ellos, ni sin ellos. Cuando estamos con ellos, estamos deseando tener un ratito solos. Y sin ellos, no paramos de acordarnos de los enanos. De hecho, confieso que hemos hecho un par de llamadas diarias para descubrir lo bien que se lo estaban pasando también ellos sin nosotros y, por supuesto, les hemos mencionado en casi todas las conversaciones que hemos tenido.

Aún así, «que nos quiten lo bailao» y es que una de las cosas que más repiten los psicólogos a las familias con niños es que la pareja va antes que los hijos. Es decir, que hay que cuidar la relación de pareja: dedicarle tiempo exclusivo, buscar actividades comunes, seguir trabajando en su crecimiento. Tener hijos trastoca la dinámica familiar y no siempre es fácil volver a encontrar el lugar que ocupa la pareja. Y no nos damos cuenta pero cuanto mejor se encuentre la pareja, más fluidas serán las relaciones familiares, más compenetrados estaremos los padres y con mejor ánimo para hacer frente a los desafíos que nos plantea el crecimiento y desarrollo de nuestros pequeños.

Así pues, dedicar tiempo a la pareja y darle un espacio puede ser algo tan simple como irse sin niños 48 horas cada cierto tiempo o buscar actividades del fin de semana que podamos realizar con nuestra pareja. Si no, puede llegar un día en que nos nos sintamos más hombre y mujer sino sólo «los padres de»…

En tu caso, ¿crees que la pareja necesita de un espacio a solas, sin niños?, ¿sueles realizar escapadas con tu pareja?

Autora: Ainhoa Uribe

Otros artículos en Secretos de una Madre:

Deja una respuesta