Del cielo al infierno: depresión postparto

Depresión postpartoEn México, aproximadamente 400.000 mujeres al año padecen Depresión Postparto (DPP), la mayoría de ellas sin saberlo, según datos oficiales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Esta enfermedad afecta no solamente a la mujer, sino también al bebé, a la pareja, a la familia y a su entorno social. Si no es tratada, puede convertirse en un padecimiento crónico.

La DPP es una forma de depresión que pueden padecer entre el 15 y el 20 % de todas las mujeres que dan a luz sin importar su edad, educación, religión o nivel socioeconómico.

Es importante no confundirla con la Tristeza Postparto (comúnmente llamada Baby Blues). Esta se presentan en cerca del 80% de las mujeres parturientas , las cuales pueden experimentar sentimientos de tristeza, ansiedad, irritabilidad, dependencia, estrés y deseos de llorar. Sin embargo, estas emociones desaparecen por sí solas y no requieren atención médica o psicológica.

Síntomas de la depresión postparto

Pueden comenzar en cualquier momento dentro de las 24 horas posteriores al parto, y hasta un año después del mismo:

• Cambios repentinos en el estado de ánimo
• Tristeza y/o llanto persistentes
• Irritabilidad
• Sentimientos de culpa
• Cambios en los patrones de sueño y alimentación
• Sentirse abrumada, indefensa e incapaz
• Dificultad para vincularse con el bebé
• Problemas de concentración y memoria
• Aislamiento social
• Baja autoestima
• Cuidarse poco a sí misma
• Sentirse extremadamente nerviosa y/o angustiada
• Pensamientos obsesivos negativos
• Ataques de pánico
• Miedo de estar sola y/o de cuidar al bebé
Pensamientos atemorizantes
• Pensar en hacerse daño a sí misma o hacerle daño al bebé
• Pensamientos suicidas

*Los puntos en negrilla necesitan atención inmediata.

Tratamiento de la depresión postparto

Cada caso es único y debe ser evaluado por un profesional de la salud mental. Existen tres opciones, la elección entre uno y otro tratamiento dependerá de la gravedad de la DPP:

1) Grupo de apoyo: es un espacio grupal seguro y confiable, donde las mujeres pueden hablar de sus experiencias sin ser juzgadas y recibir apoyo psicológico.

2) Psicoterapia: es un espacio individual en el que la mujer puede hablar con un terapeuta sobre sus emociones y conflictos, especialmente aquellos relacionados con el proceso de convertirse en madre.

3) Medicación: únicamente puede ser prescrita por un psiquiatra. Generalmente se utilizan antidepresivos y/o ansiolíticos.

Aunado a esto, la mujer necesita recibir en todo momento el apoyo de su pareja, de su familia y de sus amigos, quienes deben de estar informados sobre esta enfermedad. El tipo de ayuda puede ir desde escucharla, hasta cuidar al bebé por algunas horas en lo que la mujer descansa y se ocupa de sí misma. Es indispensable tratar de entender este padecimiento sin criticar o juzgar a la mujer.

Cómo acelerar la recuperación de una depresión postparto

Además de buscar ayuda de un profesional y seguir sus indicaciones, la mujer puede acelerar su recuperación si lleva a cabo diferentes actividades, como:

• Tratar de no culparse, juzgarse o compararse con otras mujeres
• Descansar (dormir cuando el bebé duerma)
• Tener una dieta saludable y balanceada
• Tomarse tiempo libre sin el bebé
• Hacer ejercicio, yoga o meditar (con salir a caminar 15 o 20 minutos se sentirá mejor)
• Compartir sus emociones con una persona de confianza y/o tener un diario
• Establecer metas sencillas y viables cada día
• Evitar horarios o reglas rígidas, y tratar de hacer a un lado el perfeccionismo
• Delegar las tareas del hogar
• Esperar días buenos y días malos, tomar en cuenta que la recuperación es un proceso

Factores de Riesgo de la depresión postparto

Existen diversas variables biológicas, psicológicas y sociales que pueden contribuir a que una mujer desarrolle DPP:
• DPP previa
• Depresión o ansiedad durante el embarazo
• Embarazo no planeado y/o deseado
• Complicaciones obstétricas durante el embarazo, el parto o después del mismo
• Partos múltiples
• Antecedentes personales o familiares de una enfermedad mental (como puede ser depresión, ansiedad, trastorno bipolar o trastornos alimenticios)
• Tratamiento para la infertilidad
• Haber padecido Síndrome Premenstrual
• Eventos difíciles o traumáticos recientes, así como durante la infancia (como abuso sexual, pérdida de un ser querido, padres alcohólicos o drogadictos, problemas con la pareja, divorcio, problemas económicos y mudanzas, entre otros)
• Falta de apoyo familiar y/o social
• Personalidad perfeccionista

La DPP es una enfermedad real que afecta a la familia, por lo que juntos y con la atención profesional adecuada, se puede lograr una completa recuperación. Informarse, hablar abiertamente y compartir los conocimientos relacionados con este padecimiento, ayuda no solamente a los que lo sufren, sino también contribuye a erradicar el estigma y los mitos que lo rodean. Por lo mismo, comparte esta información, ya que puede llegar a una mujer que realmente lo necesite.

Autora: Erica Medina Serdán

nuevavida.hoy@hotmail.com
http://www.facebook.com/nuevavidapostparto
http://twitter.com/#!/nuevavida_hoy

Otros artículos que te pueden interesar en Elbebe.com:

Depresión en el embarazo

Baby blues, tristeza postparto

Depresión postparto

Deja una respuesta