Soy mamá primeriza y todo el mundo opina en la crianza de mi bebé

La llegada de un bebé a la familia es un acontecimiento del que muchas personas participan. La ilusión con la que se recibe al recién nacido es compartida por todos los miembros de la familia, amigos y allegados. Para los padres, compartir con sus seres queridos la alegría de tener a su bebé con ellos es algo muy deseable.

Casi siempre, inmersos en esta alegría compartida, los familiares y allegados de los recientes padres opinan y aconsejan sobre cómo ha de criarse al bebé. Con muy buena intención, recomiendan que los nuevos padres se comporten con su hijo tal y como ellos lo hicieron con los suyos.

A veces, estos consejos sirven de gran ayuda a los padres, les orientan sobre cómo pueden hacer las cosas, respetando sus decisiones.

Pero en muchos otros casos, estos bienintencionados consejos, opiniones y recomendaciones se convierten en críticas constantes a la forma de actuar de los padres. A veces, incluso, parece que se trata de llevar la contraria sistemáticamente a los recientes papás.

Podría pensarse que es una forma de poner a prueba la paciencia de las madres recién paridas. A la revolución hormonal tras el parto, los comienzos de la lactancia y la adaptación a su nueva situación, se añade el tener que escuchar críticas constantes y recomendaciones contrarias a lo que ella desea hacer con su hijo.

En muchas ocasiones, la madre primeriza acaba diciendo “parece que todo lo hago mal” debido a los comentarios constantes de las personas de alrededor.

Esta situación es mucho más frecuente de lo que nos gustaría a las madres primerizas. Muchas veces, estos comentarios nos hacen dudar sobre si lo estamos haciendo bien, nos hacen sentirnos inseguras en la crianza de nuestros bebés. A veces, incluso, nos hacen hacer cosas con las que no estamos de acuerdo.

La alimentación del bebé (especialmente, la lactancia), el sueño (cómo y cuándo tiene que dormir el bebé) y tomar o no al bebé en brazos son algunos de los temas favoritos para comentarios, críticas y recomendaciones. Generalmente dirán que:

  • El bebé no está bien alimentado (come poco).

  • El bebé no duerme adecuadamente (debería dormir más horas, despertarse menos veces, dormirse solo, nunca en brazos…).

  • El bebé se malacostumbrará si se le toma en brazos, no debe cogérsele aunque llore.

Así, nos recomiendan que cebemos a nuestro bebé, le obliguemos a dormir aunque no tenga sueño y sin apoyo, y lo dejemos llorar…, no se vaya a acostumbrar. Y yo me pregunto, acostumbrar ¿a qué? ¿al cariño y al afecto de sus padres?

Pues como todo el mundo opina y recomienda a las madres y padres primerizos sobre como deben vivir su maternidad/paternidad y crianza de su hijo. Desde aquí, un consejo más:

Experimentad y disfrutad de vuestra maternidad y de la crianza de vuestros hijos de una forma consciente, pero escuchad a vuestro instinto, haced lo que vosotros creáis que es lo mejor para vuestro bebé y actuad de la manera en la que os sintáis más a gusto con vosotros mismos. No dejéis que críticas varias os hagan actuar de manera contraria a lo que vosotros deseáis.

Y vosotros, ¿habéis tenido conflicto con familiares cercanos por la crianza de vuestro bebé?

Autora: Mónica Serrano

12 pensamientos en “Soy mamá primeriza y todo el mundo opina en la crianza de mi bebé

  1. Teresa

    Me quedan unos días para tener a mi hijo y lo que más me agobia es pensar en la gente. Odio que se metan conmigo, y por ahora no lo hacen pero ya tengo a mi madre y a mi hermana al acecho. Temo también por mi suegra y mi cuñada pero si es necesario voy a dar un golpe en la mesa y parar los pies a todos a tiempo.
    Para empezar, intentaremos ir al hospital sin que nadie se dé cuenta a fin de que no nos aparezcan antes que yo esté preparada, desconectaremos móviles y pediré al hospital que no den ninguna información sobre nosotros. Puesto que tengo muy claro que las primeras horas son para mi bebé, mi marido y yo. Y no quiero a nadie más. Cuando el niño se haya agarrado al pecho y empiece a mamar y yo esté más o menos bien, avisaremos a nuestros padres que vengan y que no queremos que vengan más que los padres y los hermanos nuestros.
    En casa, si tenemos ganas de dormir, desconectaremos teléfonos y timbre. Y a la hora del baño, todo el mundo fuera, que no son horas de hacer visitas.
    Pienso yo que siendo un poco borde al principio, evitaremos muchos disgustos durante meses, además mi bordez se podrá asociar a la famosa depresión postparto.
    Ánimos a todas

  2. MAITE

    En mi caso es todavía más duro, tengo un niño de 16 meses y cuando estaba embarazada de 11 semanas mi madre falleció inesperadamente de un infarto, hasta ese momento mis suegros sólo nos habían visitado en Navidad, cumpleaños y santos (según mi suegra decía a sus amigos «que ella no quería molestar»..), pues bien, a partir de ese fatídico día, empezó a ir a mi casa casi a diario, lo cual en vez de ayudarme a superar la pérdida de mi madre (cosa que nunca se supera), cada vez me incomodaba más, siempre con sus opiniones, sus risas…cuando lo que yo necesitaba era silencio, respeto y un poquito de intimidad para ir superando mi dolor y a la vez sacar mi embarazo adelante con la ayuda de los que siempre habían estado a mi lado antes y siguen estando incondicionalmente…pero para más colmo desde el día que nació mi hijo empezó a venir a casa todos los días, mañana y tarde, a cualquier hora, a coger a mi hijo en brazos en todo momento y sin dejar que yo me acerque a él, diciéndole: no mires a tu madre que ahora estoy yo aquí, con unos celos, un afán de protagonismo, y sobre todo, creyéndose que como mi madre no está ella es «la superabuela» «la única», y a todo esto yo sufriendo lo insufrible (perder a mi madre que era la persona más especial de mi vida y tener que aguantar el comportamiento de esta señora), hasta que a los 8 meses de vida de mi hijo les hice saber lo mal que nos lo estaban haciendo pasar a mi marido y a mí, con lo cual lo único que conseguí es que venga un poquito menos pero con más celos, manías y desconfianza, pero le guste o no ahora ya sabe que la madre de mi hijo soy yo y que aunque mi madre no esté físicamente con nosotros pero mi hijo sí que tiene una GRAN ABUELA que en su día fué una GRAN MADRE

  3. dora

    Pues es un alivio en parte saber que no soy la Única. En mi caso soy primeriza y de gemelos, por lo que las criticas me llegan en doblete, y hasta ahora me ha tocado ponerme dura y en ocasiones hasta hacer mala cara. Yo agradezco que quieran ayudar, pero la mayor parte del tiempo no es lo que dicen sino como lo hacen, así que cuando me parece lógico sigo el consejo, y cuando no, pues no lo hago, mis hijos con el tiempo me enseñan si tuve o no razón, y como enmendar mir errores.

  4. silvia

    yo también soy madre primeriza: mi hija tiene 4 añitos. Lo mismo pasé yo hasta ahora todo la familia se pone a crititicar que si lo hago bien o que soy una madre quedada sin duda nos hacen sentir inseguras pero adelante como dicen cada una tiene instinto de madre…. y lo demás está demás.

  5. Jennifer

    Hola a Todas; estoy completamente de acuerdo en que una madre, cuando ha deseado tener los hijos, es la única que tiene la calidad para guiar a los hijos, sin embargo, el tema familiar es muy complicado, pues por ejemplo, en mi caso, mis padres y suegros, jamás permitieron que nadie opinara ni hiciera algo respecto de la forma de educar y formar a sus hijos, y sin embargo, conmigo, todo quieren opinar y hacer, y aunque en muchas ocasiones ha sido motivo de descontento hacia mi persona, he tratado de sobrellevar la situación, y no tengo ningún éxito, pues mi esposo y mis hijos son los adorados y yo soy la mala, la bruja y la exagerada, ello realmente me hace sentir mal, porque, por lo menos como madres deberían entender este punto, y no es así. Por lo que, tomé la decisión de hablar con mis padres y con mis suegros, en el sentido de pedirles su ayuda dirigida a que me respeten como madre y ellos únicamente disfruten a sus nietos.

  6. Luisa

    Hola,
    No conozco a ninguna primeriza que no haya pasado por ésto.
    Yo lo llevé un poco mal, porque no me gusta que le den alimentos que no tocan por la edad, o que la despertaran de bebé para hacerle fotos con los ojos abiertos….
    Si no quiero que coma algo, estoy en mi derecho de no darselo. Si me parece mal que coma tortilla con 5 meses, morcilla con un año o nestea, aunque ya haya cumplido los dos, por mucho que me digan «soy madre y yo ya he criado dos y eso son tonterías» … pùes vale, son MIS tonterias.
    Asi que mi respuesta era: «Tu eres madre y yo también, así que ahora mi opinión es tan válida como la tuya. Tu los has criado como has querido, pues yo haré con la mia lo que quiera»
    No os dejéis influir, porque además cada niño es distinto, y lo que para uno funciona, para otros no.
    Aprenderéis a conocer al niño. Solo tenéis que estar seguras de vosotras mismas.

  7. Catherin

    Jaja a todas nos pasa lo mismo,yo sencillamente paso de todos y hago lo que me da la gana,es mi hija y yo su madre y nadie debe meterse,así de sencillo,cuando algún día necesitemos ayuda o consejo ya lo pediremos,no???Ñ

  8. ZOILA

    me parece que este consejo es muy sabio y lo tomaré muy en cuenta, pues mi bebé nacerá en el próximo mes, por lo que seré madre primeriza.

  9. Eva

    En dos ocasiones he pasado por la increible experiencia de ser madre,… y finalmente acabo pensando que lo ideal sería … que nos dejaran en paz … a solas con nuestro bebé. Con mi segundo hijo, llegué a desear irme de casa (a un hotel donde tubiera las necesidades básicas cubiertas: alimentación y cuidado de la casa) para poder disfrutar de una lactáncia tranquila, del descanso con mi bebé a las horas que él lo pedía,… a llevar el ritmo del bebé sin interrupciones de ningún tipo y en definitiva: a disfrutar, porque realmente para mi ha sido la experiencia más increible que podré tener jamás. Mamás primerizas,… ánimo y adelante, seguro que lo que decidáis hacer en cada momento será lo mejor para vuestro bebé: no lo dudéis.

  10. Alejandra

    Gracias por la nota, es muy ilustrativa de lo que nos ha pasado a las madres primerizas, tanto en el embarazo como luego del nacimiento del bb. Lo que también me ha llenado de culpa es leer un montón de cosas por internet,que algunas te ayudan y otras, que parece que si no hacés tal o cuál cosa lo estás haciendo mal y vas a tener consecuencias. Yo siempre cuento que el mejor consejo que me dio una amiga (en ese momento ella ya tenía dos niños) fue «hacé lo que tu instinto de madre te diga que seguro que éso va a ser lo mejor para tu hija» y en momentos de duda recurro a ese consejo y me alivia.
    Gracias

  11. Dory

    Muchas felicidades por la forma en como escribes la realidad que todas las mamas primerizas nos enfrentamos, a mí me sucedió algo similar, mi hijo nació en noviembre y el simple hecho del baño o cambio de ropa era motivo de crítica, si le puse el agua muy fría, si entra el aire, si lo arropé de más o sólo traé una playerita era causa de enfermedad; opte por nada más escuchar el consejo, agradecer con una sonrisa y terminaba haciendo lo que mi instinto me dictaba.

Los comentarios están cerrados.