¡No quiero ser una “madre perfecta”!

Madre imperfecta

Hace pocos días leía un artículo de Elvira Lindo llamado “Madres perfectas” con el que comulgo de pleno. En él la escritora abordaba uno de los grandes problemas a los que nos enfrentamos los padres en la actualidad: “el encimonismo”.

Frente a la autoritaria educación de hace unas décadas en la que la obediencia sumisa al padre era incuestionable, profesamos ahora una nueva religión por la que el niño se convierte en una suerte de pequeño dios, que determina cada uno de los movimientos de la casa: desde la prolongación de la lactancia hasta edades insospechadas, al monopolio de las actividades de ocio, pasando por el grito en el cielo al menor rasguño. Todo por y para el niño.

Vaya por delante que adoro a mis chicos (si es que alguna de mis palabras pudiera inducir a error) y que si tengo oportunidad de darles lo que creo mejor, lo hago sin dudarlo.

Sin embargo no siempre “lo mejor” es sinónimo de “todo”. Esa entrega sin reservas que se empeña en pintar la maternidad como una especie de situación ideal, me repatea, sobre todo porque pienso que provocará una inmensa frustración en gran parte de las mamás primerizas.

Ni somos Angelinas Jolies, ni recuerdo que en el curso de preparación al parto nos advirtieran sobre la complejidad de emociones que se ponen en funcionamiento cuando te entregan a tu bebé. Ser madre es maravilloso, pero ni es tarea fácil ni garantiza la realización como persona.

La filósofa francesa Elisabeth Badintier ha publicado recientemente en Francia un polémico ensayo: El conflicto. La mujer y la madre, en el que denuncia los peligros de exaltar una maternidad ecológica, que se empeña en defender los parabienes del alumbramiento en casa, los pañales lavables o reducir las responsabilidades del padre dentro de los primeros años de crianza.

Tal vez resulte extrema en alguno de sus argumentos pero lo cierto es que asumir que no siempre es sano estar tan encima de los hijos, y que además de madres somos mujeres con otras muchas facetas que debemos cultivar, puede que a la postre resulte enriquecedor para la educación de nuestros pequeños. Ellos son más fuertes de lo que a veces creemos y nosotras, humanas somos y como tales, imperfectas.

En tu caso,  ¿crees que estamos demasiado pendientes de nuestros hijos?, ¿te consideras una “madre imperfecta”?

Comparte tus dudas, opina sobre este artículo y consulta los comentarios.

Autora: Cecilia Frías

23 pensamientos en “¡No quiero ser una “madre perfecta”!

  1. daniela

    A mi me pasa algo asi, estoy preocupada al mil por ciento de mi hijita, me da miedo todo, y cuando quiero un poco relarame un poco con ella, salta mi mama a decirme que me preocupe mas de ella, cosa que me carga, porque es como si no me preocupara. A veces quiero darle mas espacio, pero como mi mama la cuida, me dice siempre que no sea asi o asá

  2. jennifer

    Considero que en la actualidad la mayoría de las mamás se enfocan tanto en sus hijos, que se están olvidando de un punto llamado \

  3. susana

    En cuanto a todas esas cosas que habla el artículo, creo que simplemente son modas, y cada cual que haga lo que mejor le parezca, lo mejor es dejar que cada cual avance a su ritmo; y lo que hagan la Jolie y la Madonna me importa tanto como lo que haga mi vecina :-), cada una sabrá. ¿la lactancia? pues hasta que tú creas que ya el peque necesita otros alimentos o hasta que no te apetezca independientemente de si es porque te duelan, o porque simplemente crees que es el momento de dejarlo, o quieres más independencia, el caso es que hagas las cosas con sentido común y sin marcarte una obligación, en definitiva con felicidad y de esta forma se la transmites a tu bebé. Yo prefiero un trozo de pan solo en un buen ambiente cálido, dulce, y alegre que un solomillo en una ambiente triste, agobiado, cansado etc.
    Referente a la protección, según, si el sitio es seguro le dejo que se caiga y le digo sonriendo \

  4. susana

    yo si soyuna madre perfecta, y si no que se lo pregunten a mi pequeño de 20 mese.

    Pedí reduccion de jornada por custodia de un menor en el trabajo (bendita ley) asi que desde los 6 meses, 6 horas al dia tiene su pequeño mundo independiente de nosotros en la guarde, con su microsociedad y sus reglas, lo recogo al ratiro de haber almorzado con lo cual puede aprender a comer otras comidas que no sean solo las mias. A continuacion su papi lo recibe en casa y se echan la siesta juntos (asi yo aprovecho para recoger la cocina y tomarme mi cafelito tranquila, es mi momento), y al despertar de la sienta, papi ya se ha ido al trabajo pero está mami para darle la merienda, jugar con la perra, ir al parque, vuelve papi y lo baña, viste, juegan (preparo la cena y de nuevo yo tengo mi momento, de ducha, cremitas, o paseo unos 15 min con la perra, etc). cenamos todos, el peque se duerme y mi marido y yo charlamos.

    Como pareja hombre y mujer soy un poco imperfecta pero por causa de mi marido que parece que desde que es padre se le olvidó que sigue siendo hombre. Y es que solo yo propongo dejar al peque con la abuela para salir nosotros. ¿por que siempre dicen que la muejr es la que se vuelve SOLO madre? ¿por que nunca se habla de esos hombres que se vuelven SOLO padres?

  5. Arancha

    Hola, estoy totalmente de acuerdo con el articulo. Yo tengo dos hijos y si se nota el paso del tiempo que te va enseñando cosas. Cuando tube a mi primera hija pareceia que si no hacias las cosas tal como te lo marcar eras una pesima madre porque estabas negandole lo mejor a tu hija, y eso puede llegar a furstar a una persona de tal manera que no puede disfrutar del momento y de su bebe. Yo siempre pense en darle el pecho a mis hijos pero tenia muy claro que sino no podia no me hiba a extresar. Se lo di sin problemas pero al final llege a la conclusion de seguir mi propio instinto ya que cada pediatra y enfermera te dicia una cosa, y puedo grantizar que mis hijos estan estupendamente y crecen muy fuertes y sanos. Hoy en dia tengo claro que no todo lo que hago sera prefecto, sobre todo en lo que se refiere a la educacion, pero lo intento y de momento son dos personitas muy sociables y sin problemas, y tanto su padre como yo estamos muy orgullos de ellos.
    Un saludo a todas

  6. Elena

    uuuuuuuuuhhhhhhhhh alumbramiento en casa…uuuuhhhh qué miedo…..uuuuhhhh, pañales lavables, ooooooooooohhhhhhhhhhhhhhh , lactancias prolongadas, hooorrrooooooooooorrrrr!!!!! que viene el cocoooooooooo, por favor vaya sarta de gilipolleces!!!! a ver si os enterais que CRIAR CON APEGO no se trata de estar todo el día encima del crio, se trata de respetar sus ritmos, de educar sin castigar, de amar sin límites por supuesto, pero no significa tener al crio hecho un salvaje haciendo lo que quiera si ello perjudica a los demás, a ver si antes de opinar leemos más y nos enteramos de algo!!!
    Por cierto que mi hija toma teta con 15 meses y lo que le queda porque me da la gana a mi y a ella y estamos encantadas las dos y no creo que eso le perjudique a nadie, todo lo contrario es lo mejor que le puedo dar, siento que haya tantísima envidia por aquí…

  7. Sandra

    Yo no se si seré muy perfecta. Es verdad que en el curso pre-parto no te explican como educar a tu hijo. Eso es algo que vas aprendiendo, y te vas dando cuenta poco a poco, que cuanto mas pendiente estas de ella, ella quiere mas, y no tiene nunca bastante. De todas maneras, intento hacer lo que me parece mejor, aunque eso quiera decir a veces, no hacerle tanto caso como quisiera, pues estaria absorbida por ella completamente. Hace poco que trabajo, y ultimamente todo lo tengo que hacer yo. Por eso aunque me cueste, hay tareas, que las hace el padre, porque sino el pobre no contaria para nada. Nadie dijo que seria fácil, ni que vinieran con un libro de instrucciones, aunque hay veces que te gustaria. Un saludo,
    Sandra

  8. ana

    A ver si nos enteramos un poco y no hablamos desde la ignorancia… Quien tiene lactancias prolongadas como es mi caso no lo hace porque nadie se lo imponga, ni siquiera su hijo, lo hacemos porque nos encanta, disfrutamos de esta experiencia super enriquecedora y satisfactoria, que parece ser que a algunas madres que no pudieron- no quisieron les repatea vernos DISFRUTAR.
    Por todo lo demás, lo de estar encima, etc… no me siento identificada con nada de eso y por supuesto que también soy una madre imperfecta . ( es mezclar churras con merinas)

  9. kalambre

    Cada madre o padre elige. Si se siente realizado o mas feliz dedicandole el tiempo a su hijo en vez de estudiar otra carrera, aumentar su preparacion laboral o yendo a cenar a solas con su pareja no se por que tiene q ser negativo. Lo importante es sentirse a gusto con lo que haces. Los ejemplos de alumbramiento en casa o pañales lavables no son muy acertados ya que son dos opciones tan validas como cualquier otra.

  10. diana

    pues yo creo que más frustración dará el que estés justificando que no le das todo a tu hijo porque crees que no es bueno. si tanto lo necesitas justificar es porque te hace sentir mal y que no es lo natural. lo siento pero no comparto la idea que cuentas. el amor maternal es por esencia un amor sin reservas y sin límite, sino fuera así hace años nos hubiéramos extinguido.
    creo que estás defendiendo una postura egoista y como en el fondo lo sabes lo intentas justificar y pintar de que es bueno.

  11. Raquel

    Vaya, pues yo prefiero ser “imperfecta” dándole a mi hijo todo el tiempo (lo cual irá cambiando según cambien sus necesidades) que ser “imperfecta” dejándolo en la guardería de sol a sol…

    Y el papá también puede participar de esa forma de crianza. Es cuestión de principios y de sensibilidad.

  12. Inma

    Hola, soy madre de dos niñas, una de casi 8 y otra de 2. Me encanta el artículo, hace tiempo que decidí que no quería ser una superwoman, palabra que se pudo de moda y, que a muchas les gusta tanto. Y lo sigo ratificando. Si es verdad que con la primera estaba muchísimo más pendiente de todo pero, ahora que tengo dos, me doy cuenta de que no hay que ser tan exagerada y, que los niños necesitan un espacio propio y, caerse, rasguñarse, resolver los problemas con otros niños ellos solos, que se les caiga la comida de la cuchara cuando están aprendiendo a comer (y no pasa nada). Por supuesto que estoy pendiente de mis hijas, lo que yo hago es enseñarles pero, sin agobiarles y, les doy la oportunidad de tener iniciativa, para que sean autónomas y el día de mañana darme cuenta de que han crecido como robles. No quiero ser madre perfecta, estaría siempre agobiada y de mal humor, porque no tendría nada de tiempo para mí y, no creo que mis hijas quieran eso para su madre.

  13. carmen

    Tengo un bebe de 23 meses y la verdad que al principio lo pase mal cuando empeze otra vez a trabajar y dejarle en la guarderia con 5 meses. Ahora hay dias que tengo remordimientos de no poder disfrutar lo que quisiera con el pero volver al trabajo , la rutina , etc.. me ha echo darme cuenta que a veces nos olvidamos que somos personas y que la obsesion (da igual que sea por un hijo o por otro tema) no es bueno para nada. Todo en su justa medida. La clave: \

  14. Marta

    Bueno partiendo de la base de que yo no creo en la perfección, con lo cual, no creo que haya una madre perfecta. Todas, hasta la que nos pueda parecer una madre perfecta, no lo es, cometerá errores como todos en todo, tanto en educación como en otros muchos campos, y es completamente normal. De errores se aprende a mejorar en todo y más como persona. Por eso creo que a los niños hay que darles libertad suficiente de acuerdo a su edad para que ellos tengan la opción de aprender de sus propios errores, (siempre que no atenten contra su salud…, creo que me entendeis) y dejarles pensar y resolver problemas por ellos mismos, les hará más válidos para todo.
    Con lo cual, no hace falta estar todo el día no hagas eso que no es así… ten cuidado que te vas a caer (todos nos hemos caido y nos hemos vuelto a levantar…, y precisamente no llevavamos protectores en cabeza, rodillas, codos… esa superprotección creo que hace a los niños no llegar a saber la consecuencia de sus actos, con lo cual hace que el día que no esté mama detrás, caerse al suelo y hacerse daño, será algo terrible casi irreparable y crearemos un niño lleno de miedos absurdos y mucho menos autonomo.

    Los niños son maravillosos, listos, inteligentes y muy muy fuertes, los miedos y limitaciones, muchas veces se los creamos las propias madres precisamente por intentar ser una madre perfecta.

    Sí señores yo no salgo corriendo cuando veo que me hija se va a caer en un lugar donde no pasa nada porque se caiga, que se hace un rasguño?, mi hija es muy inteligente y como le dice mama, ¿la próxima vez no irás ahí a jugar verdad? Y me dice con su cara angelical, no mejor no y sí, la niña no vuelve.

    Tratamos a alos niños como inutiles cuando no lo son, nos dan mil vueltas a los mayores.

    Las supermamas no creo que existan, por muy buena que haya sido mi madre (que lo ha sido, para mi la mejor jejje) con lo cual relajaos las que querais serlo y empezar a disfrutar de verdad de vuestro hijo viendo lo maravilloso que es y viendo todo todo lo que sabe hacer, que a veces, como no les dejamos hacer no lo sabemos.

  15. Horchatilla

    Mi pekeña tiene 10 meses, para mí es la primera, para mi marido es la tercera, aunque ya no se acordaba de lo dura que puede llegar a ser la crianza… Estoy plenamente de acuerdo en dejar libertad a nuestros hijos para que experimenten y conozcan el mundo que les rodea poco a poco, a su ritmo, pero me niego a no ser expectadora de sus avances y descubrimientos… los hará ella sola, pero yo estaré detrás mirando, apoyando y consolando cuando sea necesario.
    En esta época toda la ayuda es bienvenida y no creo que el padre tenga menos responsabilidades que la madre, ambos tenemos las mismas, ya que somos el modelo para nuestros hijos, con quienes establecen lazos afectivos y a quienes copian e imitan.
    Pienso que el problema que tenemos actualmente es que no podemos compatibilizar como nos gustaría nuestras facetas de mujer y de madre, lo que nos hace sentir culpables y querer sobrecompensar ambas facetas… quizás si las jornadas laborales fueran más flexibles y la presión social por ser eficientes como madres y en el trabajo fuera menor, podríamos disfrutar de ambas facetas y sentirnos mujeres en el conjunto de la palabra.

  16. María

    Estoy con Ana, yo tengo dos hijos, uno ya tiene 7 años y aún no he dejado de sentirme culpable por mi imperfección.

    Esa presión de deber estar tan encima de los hijos, consigue que las que no tenemos esa posibilidad por temas laborales, como es mi caso, carguemos con ese sentimiento. Tampoco tenemos tiempo de desarrollarnos como mujeres, pero si tenemos un minuto libre debemos dedicarlo a nuestros hijos, porque si lo dedicas a otra cosa es casi un pecado y te convierte en una egoista y una mala madre.

    Ana, espero llegar a ser como tú y no sentirme culpable por mis motivaciones y metas, las cuales intento llevar a cabo pero siempre con ese pesar 🙂

    Un saludo!

  17. raquel

    creo que yo pasé algo así con mi primer hijo, y ahora tengo otro bebe de 15 meses y a pesar de que el mayor ya tiene 6 años a veces tengo la impresion de sobreprotegerle a él más que al pequeño.

  18. silvia

    Hola!

    Me acabo de leer un libro muy bueno: “Guía educativa para padres y madres”.

    Te explica los temas que nos preocupan con ejemplos de casos prácticos y la verdad es que me está funcionando. No son grandes teorías pero explica de forma sencilla distintas técnicas educativas.

    Os lo recomiendo, de verdad, a mí me ha ayudado, y a la amiga que me lo recomendó, que sus niños son mayores, también.

  19. eva

    Hola! Yo acabo de ser mamá y la verdad no sé como criare a mi hijo, pero estoy deacuerdo en no hay que reducir la autonomía total de nuestros hijos, como ahora veo que se hace y que para poder sacar el papel de madre adelante es tan importante actuar como dejar que te ayuden y que el padre tenga la misma \

  20. Marta

    Hola! Pues yo opino que cada madre y padre tienen que buscar la manera que les parezca mejor para criar a sus hijos.

  21. Ana

    Me ha encantado el articulo. Al principio me sentía mal por se imperfecta, pero con el paso del tiempo estoy orgullosa de ello, porque veo que mi hija esta sana y que poco a poco vuelvo a ser no solo una madre si no una mujer llena de motivaciones y metas por cumplir que no tienen que ver con la maternidad, y no hay cosa que mas ame que a mi hija. Saludos para todas aquellas madres imperfectas.

  22. yolanda

    La verdad es que el articulo dice mucha verdad en sus lineas, estamos criando a estatuas en vez de niños, almenos eso me pasa a mi todo el dia pendiente de mi hija en todo momento, atemorizada con todo lo que hace !ten cuidado! !no te vallas a caer! frases como estas son las que me acompañan todo el dia, y entiendo que no debe de ser asi. Por otro lado la pareja que sin darnos cuenta poco a poco vamos dejando pasar momentos importantes para nosotros como salir a cenar de vez en cuando sin la niña, hacer una escapada en solitario y tener momentos para nosotros . En definitiva !queremos ser mas madres que nuestras madres! y no deberia de ser asi. Un saludo yolanda

  23. Esther

    A veces pienso que nos estamos volviendo locas, que la dedicación a los hijos es excesiva y por eso nos creemos más humanas. ¿No eran tan buenas madres nuestra abuelas o bisabuelas? Ellas daban la atención justa a cada uno de sus hijos.

Los comentarios están cerrados.