Sanidad elimina de los colegios la bollería industrial

ninos_obesos_298.jpgUn dulce cubierto de chocolate puede ser un producto muy apetecible para un niño, pero poco saludable si el menor adopta la costumbre de tomarlo todos los días sin ningún tipo de control.

Por esta razón, y para evitar el aumento de la obesidad y el sobrepeso infantil, el Ministerio de Sanidad junto al resto de comunidades autónomas acaban de aprobar un documento con recomendaciones para fomentar hábitos alimenticios saludables en los colegios.

España tiene una de las tasas más altas de Europa de sobrepeso y obesidad infantil. Uno de cada cuatro niños españoles padece este tipo de patologías. Aunque esta tendencia no es una característica de nuestro país, sino de los países desarrollados. En los últimos años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) está advirtiendo de que se trata de un problema de las sociedades modernas y que se ha convertido en la “epidemia del siglo XXI”.

El documento aprobado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) establece, por primera vez, criterios comunes para todas las regiones españolas sobre las características nutricionales de los menús en los comedores escolares. Y se fijan límites a los productos que pueden adquirirse en las máquinas expendedoras, bares, cantinas y quioscos ubicadas en los centros educativos.

¿Cuáles son las pautas de alimentación infantil? Recomendaciones sobre alimentación en los comedores escolares

Las recomendaciones que se han elaborado pretenden que los niños coman bien, de forma sana y equilibrada, al menos en los colegios. El documento no prohibe nada, simplemente establece pautas saludables de alimentación infantil.

¿Qué deben comer los niños?, ¿qué cantidades son las adecuadas?, ¿cuántas comidas al día deben hacer? Los niños podrán conocer las respuestas a estas preguntas desde pequeños en los centros escolares. Si un niño come bien desde el inicio de su desarrollo, comerá bien en la edad adulta. No hay que olvidar que el mejor tratamiento contra la obesidad es la prevención desde la primera infancia.

En los colegios, expertos en nutrición y alimentación infantil ayudarán a supervisar los menús escolares adaptándolos a los diferentes grupos de edad y a las características de los niños. Hay que recordar que no es lo mismo alimentar a un niño de 5 años que a uno de 14 años, ya que tienen unas necesidades específicas. Los menús estarán compuestos de frutas, verduras y legumbres, cereales, pan y lácteos, acordes con la pirámide de alimentos.

Un niño que dedica poco tiempo a comer probablemente tendrá más problemas relacionados con la alimentación que otro que come más despacio y con calma. Por esta razón, los niños tendrán al menos media hora para comer en los centros escolares. Además, durante las comidas solo se servirá agua. Y los niños con alergias o intolerancias (celíacos, intolerantes a la lactosa …) tendrán la posibilidad de seguir una dieta adaptada a sus características. Si las condiciones del centro no lo permiten, los niños podrán traer de casa menús especiales para tomar en el colegio.

¿El fin de la bollería industrial en las escuelas de primaria?

El Ministerio de Sanidad también ha acordado limitar la venta de alimentos y bebidas con alto contenido en grasas, sal o azúcar y con escaso valor nutricional. En los bares, cantinas, quioscos y máquinas expendedoras solo se podrán adquirir alimentos nutritivos adecuados para ellos.

Las máquinas expendedoras quedarán fuera del acceso de los niños menores de 12 años, aunque no de los que van al instituto. En estos servicios, los productos envasados de forma individual o en cajas no podrán superar las 200 calorías ni contener un nivel superior de 0,5 gramos de sal. Tampoco podrán llevar edulcorantes artificiales, ni contener cafeína u otras sustancias estimulantes, excepto las que lleva de forma natural el cacao.

En cuanto a los azúcares, los productos sólo podrán contener un 30% como máximo, aunque este límite no se aplicará a las frutas, hortalizas, zumos de fruta, leche o productos lácteos. Y salvo en los frutos secos, los productos lácteos y cárnicos, los alimentos no podrán tener ácidos grasos trans ni más de un 10% de grasas saturadas. Esto significa el fin de la bollería industrial, los aperitivos como las patatas fritas y “snacks” y chucherías similares.

En tu caso, ¿consideras que las pautas de alimentación de tu hijo son las adecuadas?, ¿qué te parece la medida?, ¿crees que evitará la obesidad y el sobrepeso infantil?, ¿echas en falta alguna medida adicional?

Comparte tus dudas, opina sobre este artículo y consulta los comentarios.

Autora: M. Abalo

3 pensamientos en “Sanidad elimina de los colegios la bollería industrial

  1. carolina

    hola yo queria saber tengo una sobrina que tiene 8 meses y pesa 12 hilos tiene sobrepeso o obesidad??necito una respuesta ya que ella solo toma teta xq no come espero una pronta respuesta desde ya muchas gracias !!!

  2. Francisca

    Ya era hora! por fin van a quitar todas esas maquinas del colesterol que están implantadas en los colegios, pero no nos engañemos éstan son fruto de la comodidad de todos, por no hacer una merienda o comida y darle 5 euros para que se compren lo que quieran.
    el problema tambien es de educacion, no solo debe ser social o academica, tambien hay que aprender a comer bien.
    El problema del colesterol es más importante de lo que parece, los estudios http://bebes.newsiana.com/colesterol demuestran que son los que originan problemas posteriores en la adolescencia o en los propios niños.
    Así que a ponerse las pilas y preparar el bocadillo en casa.
    Saludos.

  3. Marta

    Yo estoy completamente de acuerdo con esta medida. Cuando yo era niña en mi cole no tenía la posibilidad de comprar absolutamente nada y lo único que tomaba era el bocadillo que daban allí. Yo para mis hijos quiero lo mismo, creo que no tienen porque tener la posibilidad de gastar dinero en los colegios, pero si se va a dejar esa posibilidad, al menos quiero que lo que puedan comprar sea saludable, ya que yo no voy a poder controlarlo. Si a un niño le das la posibilidad de elegir entre un bollo y una fruta, la mayoría elegirá el bollo. Yo no quiero que tengan esa posibilidad, si come bollos quiero que sea porque yo estoy de acuerdo en que los coma, como algo excepcional, no como costumbre. Hay que educar a los niños a comer bien y para eso el colegio, teniendo en cuenta que están allí la mayor parte del día, es fundamental. Por eso me alegro de que se hayan prohibido estos productos en los coles, y que cada día se controle más que la alimentación de nuestros peques sea la adecuada. Eso sí, los padres tenemos que continuar con esta labor y si les damos algo para que se lleven al cole y se lo tomen a media mañana, debemos darles algo saludable…
    Espero que el control de la alimentación en los coles y el fomento del deporte sea algo cada vez más habitual!

Los comentarios están cerrados.