Adiós colegio, bienvenidos los campamentos de verano para niños

Campamentos de verano. Las vacaciones de los niñosSoy consciente de que me repito. Entono el mea culpa y sin mayor preámbulo paso a desahogarme:

Otro problema más derivado de la falta de conciliación entre los horarios laborales y las obligaciones familiares es qué hacer con nuestros chicos cuando los colegios echan el cierre por vacaciones.

Evidentemente, los padres seguimos trabajando a jornada completa, pues nadie nos exime de seguir pagando hipoteca, luz, gas… pero la vida de los hijos cambia de ritmo.

Por ello, algo parecido a una sensación de pánico, de vacío, de ¡socorro!… me inundó el pasado miércoles (último día de clase para más datos) al recordar que este año había sufrido la ventolera de no apuntar a mis peques a ningún campamento de verano o similar.

En su momento creí que era una idea fantástica que redundaba en el ahorro doméstico y en la comodidad de no tener que ir con la lengua fuera para cumplir puntualmente con los horarios de los distintos centros. Y sin embargo hoy pongo seriamente en duda mi capacidad intelectual, porque hay que ser ingenua (por no autoflagelarme con insultos de mayor calado) para creer que dos chavales de 3 y 6 años no te van a machacar, recriminándote que todos sus colegas disfrutan de súper planes (piscina, colonias…) mientras ellos se chupan una media de 5 horas de parque a una temperatura media de 35 grados a la sombra.

Por un lado intento consolarme convenciéndome de que cuando nosotros éramos pequeños no existía tanta parafernalia con el ocio infantil y, sencillamente, nos aburríamos hasta sentir la necesidad de darle cuerda a la imaginación. Con lo cual, en el fondo estoy contribuyendo a algo positivo para su educación, ¿no?

Pues va a ser que no, porque cuando abrí la puerta de casa a eso de la media tarde el escenario era desolador: en vez de niños tenía a dos tomatitos achicharrados por los inclementes calores del asfalto que, finalmente, habían aliviado la jornada de parque con una sobredosis de tele (de Bob Esponja al Zorro pasando por Código Lyoko, las Winx…). Lo prometo: el próximo año me hago unas horitas extras y les organizo un plan como Dios manda.

En tu caso, ¿has planificado alguna actividad para niños durante sus vacaciones o te has quedado sin plan para este verano? Si no los has apuntado a ninguna actividad, ¿en qué ocupan su tiempo libre?, ¿tus hijos se aburren en casa? 

Autora: Cecilia Frías

Comparte tus dudas, opina sobre este artículo y consulta los comentarios.

Más información en elbebe.com sobre las vacaciones de los niños:

3 pensamientos en “Adiós colegio, bienvenidos los campamentos de verano para niños

  1. SOFIA

    NO TENGO ABUELOS CON QUIEN DEJAR A MIS NIÑOS DE 20 MESES Y 5 AÑOS. ASI QUE POR LAS MAÑANAS LA PEQUE VA A LA GUARDE HASTA AGOSTO, Y EL GRANDE A LA ESCUELA DE VERANO ORGANIZADA POR EL AYUNTAMIENTO DEL PUEBLO. EN AGOSTO TAMBIEN TENDRE QUE LLEVAR A LA PEQUE A LAS ACTIVIDADES QUE ORGANIZAN DURANTE EL MES DE AGOSTO EN LA GUARDE. Y POR LA TARDE (LOS DOS PAPAS TENEMOS JORNADA PARTIDA) TENEMOS QUE PAGAR A UNA SOBRINA PARA QUE CUIDE DE ELLOS. ASI QUE IMAGINAD, DEJA A UNA EN UN LADO, AL OTRO EN OTRO SITIO A OTRA HORA…RECOGE A UNO PRIMERO Y LUEGO A OTRA. EN FIN….DESEANDO QUE LLEGUE SEPTIEMBRE. PORQUE SI NO VOY A TENER QUE EMPEÑAR MIS JOYAS PARA PODER PAGAR TANTAS ACTIVIDADES…

  2. Araceli

    Hola
    Yo a la hora de apuntarlo fui una ingenua y dije va lo apunto quince días que si es mucho dinero que no están las cosas para derrochar, pero cuando los quince días sa acababan me di cuenta (a tiempo!!!!) que era una locura, que que iba hacer con el niño de 3 años y metido todo el dia en casa y lo acabé apuntando hasta final de julio al casal que hacen en el pueblo, ni dinero ni nada más, vale mi cordura que aún me queda todo el mes de agosto, que el padre no puede hacer vacaciones.

  3. Susana

    Hola.
    Soy una madre sufridora de la supuesta conciliación de vida familiar y laboral (que no existe en España, por mucho que nos digan). Este año he tenido suerte de que me asignen un campamento urbano público, pero es un horror tener que ajustarte a los horarios de la guardería de la niña, el campamento del niño, el trabajo….Todo el día con la lengua fuera. Si no, tienes la opción de pagar uno privado (¡qué suerte!), pero te compensa más pedirte un permiso sin sueldo, porque entre lo que ganas y lo que pagas, lo comido por lo servido. Y encima todo el día corriendo.
    Pero lo peor de todo es que además tenemos que estar contentas de tener un trabajo, tal cual están las cosas hoy en día. Qué afortunadas!!!!

Deja una respuesta