Educación infantil: ¿a quién le toca hacer el papel de sargento?

Padres | elbebe.comEn todo hogar con niños los padres nos vemos obligados a interpretar un juego que me imagino a todas os sonará: se llama poli bueno-poli malo. Cuando se trata de acabarse la cena, meterse en el baño, lavarse los dientes, dejar de ver la tele y un largo etcétera de de situaciones frente a las que nuestros pequeños se suelen rebelar como si les estuvieras enviando al patíbulo, alguno de los progenitores nos vemos obligados a tomar las riendas del asunto y ponernos firmes.

No es casualidad que este denostado rol nos toque a las sufridas mamás, pues como los padres suelen pasar menos tiempo en casa… (¿a qué el argumento os resulta familiar?), no es cuestión de enfadarse con sus hijitos para un rato que los disfrutan al día: “Mujer, si porque se deje un poquito de filete no se va a morir de hambre”, “pero mira qué lagrimones. Anda, solo un ratito más y luego se va a la cama”… No sé cómo se sentirán las otras madres, pero yo lo vivo como un fenómeno que oscila entre la frustración al sentirme desautorizada y el desasosiego de pensar que mis hijos van a querer más a su papi porque jamás les regaña, grita ni se pone histérico.

Yo, que siempre soñé con ser una madre amorosa, que en las tardes de lluvia se dedicara a hacer tortitas con sus niños, y en las de sol, a pasear en bici por El Retiro, me miro al espejo y no me reconozco (¿o va a ser que tenía la maternidad un poquito idealizada?). Y en esos momentos en los que no puedo más, invoco al espíritu de “súpernani” para que la paciencia llegue a mí por arte divino.

En cualquier caso me consuela ver que mis tesoros no siempre me lo tienen en cuenta: uno porque a sus tres añazos todavía conserva la bendita “memoria de pez” que le hace resetear cualquier conflicto al minuto y medio de que haya sucedido, y mi preciosa niña porque es buena como ninguna, y más madura que su mamá en no pocas ocasiones.

En tu caso: ¿quién hace de poli bueno y de poli malo en casa?, ¿os obedecen vuestros hijos a la primera?, ¿te frustras cuándo te sientes desautorizada por tu pareja?, ¿crees que los niños valoran más a los padres permisivos?

Autora: Cecilia Frías

Opina sobre este artículo y consulta los comentarios.

16 pensamientos en “Educación infantil: ¿a quién le toca hacer el papel de sargento?

  1. Elsa

    Hola!! Pues yo no se ustedes, pero en mi caso mi marido es el malo, y a mi me da mucha pena porque aveses pienso que se pasa y yo no se si esta bien pero yo siento que ellos no lo quieren, aparte de que el nunca esta en casa y nunca juega con ellos el unico ratito que esta en casa es solo para reganarlos…Me da mucha pena porque mis hijos no son groseros ni mal educados, y yo pienso que a mi esposo le molesta que ellos no son perfectos como el quisiera.. Que hago, ayudenme porfavor?

  2. sandra

    Si que es dificil, mi hijo mayor tiene 20 años y la mas chica 5.
    Mi marido siempre me desautorizo y a la hora de ponerles limites les pregunta a ellos la mejor manera de hacer las cosas por lo que siempre yo soy la mala, la idiota, a quien van los peores insultos. Hoy mi hijo de 15 me dijo » soreta de mierda y anda a chuparte una p….»
    Para mi es muy dificil porque mi trabajo es en mi casa y no tengo forma de trasladarlo, mi marido me dijo que no se va a ir de la casa porque no esta dispuesto a perder nada de lo que logro con esfuerzo, y la unica que sufre aca soy yo, porque los demas disfrutan de hacer y decir lo que se les viene en gana. Yo tengo siempre buena voluntad y trato de sacar todo adelante, pero soy la responsable de todo, nadie jamas se lava una taza, ni lleva una ropa al canasto para lavar,ni pasa una escoba, pero si se quejan cuando la comida no esta en hora. Es bueno que se pongan de acuerdo cuando todavia son chicos los niños así no terminan como yo, que no se que va a ser de mi. Por lo pronto creo que me quedan unos años mas de sufrimiento.

  3. Ruth

    Es cierto que algunas veces el poli malo lo hace mamá, pero en otras ocasiones papá, pues esto sucede en mi caso. Mi esposo y yo en las situaciones en que mi pequeña no quiere obedecernos los dos ponemos las reglas y el carácter que mi pequeña María Lucía necesita; Sin embargo en otras ocasiones en que estoy yo solamente con ella pierdo con facilidad la paciencia y la regaño mucho, pero cuando se queda con papi, él tiene más tolerancia que yo y negocia con ella. En fin solo hay que buscar el peso correcto en la balanza.

  4. maria esther

    en este caso, la sargento soy yo, pero por 3 razones, una a su padre nunca le parece tan grave lo que álvaro hace o deja de hacer (casi siempre esto último), dos, que yo tengo menos paciencia que él y tercera, que el carácter de Álvaro no ayuda, es anárquico y muy pasota para los casi tres años que tiene, la mitad de las veces prefiere que le castigues a ceder y si le castigas cuando le oyes que deja de llorar es porque está castigado y ha encontrado un nuevo entretenimiento y yo me acuesto la mitad de los días frustrada y enfadada con él, aunque luego cuando está dormido entro en su cuarto y me lo como a besos
    Además influye que yo sé que me quiere pero adora a su padre desde que tiene uso de razón, cuando su padre llega le sobra todo el mundo, en fin que paciencia y a seguir intentando hacer de él un buen niño

  5. pablo

    En mi caso, aunque la situación es parecida, es que la veo poco a la pequeña pero siempre me toca ser el sargento, y es que su madre me parece un poco permisiva, todo lo contrario a mí. Me molesta ser casi siempre el que pone límites porque tengo esa sensación de que la quiere más a ella que la deja hacer y deshacer que a mí que siempre tengo que estar corrigiendo todo, y es que también soy un poco demasiado perfeccionista y mi mujer no tanto, o sea estamos tratando de encontrar un equilibrio, no es fácil la niña ya tiene dos años y cada vez se comporta peor. Espero que solo sea una de todas esas etapas que tienen los pequeños ….

  6. Mainada

    Aunque la realidad sea mucho más complicada que la teoría, lo mejor para todos es que los niños sepan que si no se portan bien da igual con quién estén, porque ya sea su madre o su padre le corregirán para que lo hagan bien.

    Y es que si no es así, con lo listos que son los peques aprenden a aprovecharse de la situación y de los beneficios que les suponen.

    ¡Un saludo!

  7. Juan José

    En mi caso mi esposa siempre ha sido más dulce. Me parece divertido que los comentarios que he leído en general son ellas las que son \

  8. sandra

    El papel de sargento en mi caso, que tenemos una pequeña de 2 años y medio lo desempeño yo, claro está que me ha ayudado leer libros sobre la educación de los niños, y no se trata de hablar más duro, gritar, descontrolarme, por el contrario ser muy paciente y tolerante, es decir, no dejarnos llevar por las rabietas, pataletas, tenemos que estar muy serenas para saber llevar momentos y situaciones que no sacan de las casillas y me ha funcionado.. es tanto.. que el papá ha notado el cambio y lo esta poniendo en práctica.

    Un Abrazo,

  9. yayi

    Mayormente somos las mamás las polis malas. En mi caso mi niño mayormente no obedece a su padre y a sus yayos, y siempre le dicen que me avisaran. Aunque son pocas veces que me lo dicen; el niño hace con ellos lo que quiere y se porta mal con ellos.
    Lo que a mí me gusta es que el niño entienda las cosas, que cuando se equivoque aprenda a mirar lo que hizo (Explicándole lo que es debido ), o se le diga que no a algo que quiera lo entienda y no haga su berrinche. Eso influye en que no nos entendamos a la hora de corregir al niño. Quiero mucho a mi hijo y me divierto mucho con él, pero no le permito sus berrinches y sus caprichos a lo que él se encabezona, PARA CABEZONA YO.

  10. Roxana

    En mi caso es a veces lo contrario, mi esposo es el malo de la película, yo descanso cuando el está, ji ji ji también tiene que poner de la suya, o no? Pero en lo posible tratamos de ponernos de acuerdo en las reglas de la casa, pero nuestro pequeño de 2 años siempre trata de ponernos a prueba en todo momento. Pero qué lindos que son, en especial cuando duermen jijijijiji.

  11. Vanessa

    Tengo una enana de 2 años y 2 meses,y soy la mala de la peli, pero siento que es mi rol como madre poner las reglas y los límites ya que los papás son más engreidores ya que están menos time con los bebés, y nosotras las mamás sabemos realmente qué necesitan y cómo hacer determinadas cosas. Mi esposo no me desautoriza porque es una regla que ambos seamos coherentes con la bebé, sino ella se confundiría.
    Y creo que por ser permisivos los bebés no nos quieren más o menos, creo que debemos ser consecuentes porque somos un ejemplo para ellos. Ellos nos aman por lo que les damos, y creo que olvidan rápido lo que les quitamos.

  12. Pily

    En mi caso, no hay ni bueno ni malo, generalmente soy yo la que se debe hacer la enojada y castigar a los niños por la comida, baño, entrar en la casa, etc. porque efectivamente estoy más con ellos, pero además cuando está él no se prenuncia en estos temas. Lo bueno sí es que nunca me desautoriza, si impongo un castigo yo lo levanto.
    En cuanto a los niños, ellos se dan cuenta de esto y no recurren a él porque no les levantará el castigo, en el momento ellos me odian y me lo dicen ¡no te quiero!, pero al rato se les pasa y seguimos tan amigos como siempre.
    La verdad es que yo no sufro con los castigos, porque la verdad nunca lo hago realmente enojada, es una máscara para ellos por un tema de educación, por dentro estoy muerta de la risa con las salidas con que me encaran cuando los reto o castigo.

  13. Angiemile

    Pues la verdad, a mi también me ha tocado el papel de mala para con mis bebés de 4 y 2 años. Mi esposo es el bueno, aunque prefiero ser yo la del tikititiki cada rato encima de ellos, porque aunque él es muy pasivo generalmente, cuando se le vuele el mal genio, se le vuela y ahí si la buena soy yo: la que los defiende y los protege, es mejor 10 gritos de mamá que 1 de papá y ellos lo saben, pero no me agrada ese rol, quisiera tener la clave para hacer que me obedezcan y me entiendan, ya probé con las reglas, los premios, etc., pero en verdad me siento muy frustrada porque nada me da resultado, los amo tanto que termino cediendo a sus caprichos o para no desgastarme más dejo las cosas así, yo trabajo a tiempo completo y mi esposo también, pero últimamente fuera de la ciudad, antes nos repartíamos el trabajo con ellos o nos turnábamos, ahora me ha tocado algo mucho más difícil: alistarlos en la mañana para que vayan al cole es una pelea diaria y por la tarde están con la niñera con quién se portan divinamente, pero por la noche están conmigo y es tortuoso, entonces algunas veces soy muy permisiva para no terminar peleando. Seguiré intentando ver que me funciona.

  14. Martha Lu

    Hola mamitas…. la verdad no es fácil hacer de buena y mostrarse dulce ante nuestros hijos a la hora de imponer disciplina… pero si lo haces con todo el amor que se merecen la tarea no es tan complicada… no se es necesario gritar o lastimar para que nos obedezcan en esas tareitas que son especiales para ellos .. como ver su programa de tele preferido… como comer antes de ducharse… etc… con el papá sucede que él no está mucho tiempo en casa… pero cuando ve algo que no le gusta de sus hijos… cree que gritándolos lo respetarán y le obedecerán… pero con un guiño que yo le haga a mi esposo… baja el tono y luego yo, a solas… le explico por qué no debió tomar esa actitud… de pronto hay situaciones que desconoce de sus hijos y por ende no los comprende…. pero él es razonable y comprende y si es necesario…. se disculpa… un beso a los 3…

  15. Mamen

    Pues como imagino que le pasara a muuuuuchas mamás, el poli malo, malo, malo, soy yo, y a papá le vence la intención y un poco de desgana. Le puedo decir en 20 idiomas las cosas que me entienden mejor los niños que él así que un día que me cansé de tanta desautorización delante de los niños y de tanto pelearme con un niño de treintaitantos para educar a dos peques de 4 y de 2 años tiré por la calle de enmedio y les dije a los niños que no hicieran caso a papá que estaba pirado perdido, al principio le hizo gracia la broma, pero a los tres días el niño mayor se lo repitió y ya no le gustó que sus peques no le hicieran caso, entonces reflexionó y ahora somos un equipo más o menos decentillo.Creo que arriesgué con la solución y gracias que me salió bien, De todos modos me gusta mucho, mucho, mucho la familia que estamos construyendo. Un beso a los tres

  16. salu

    La verdad es que no sé si es por el pasotismo de mi marido, o déjalo para luego, que suele decir siempre, que me pone de los nervios, mi hijo me tiene como la mala de la peli, ya que soy yo la que hago lo de recoger, bañarse y todo lo que lleva ser un niño responsable. Siempre me suele decir «mi papá es mas bueno que tú porque me compra todo lo que yo quiero y tú no. Eso me suele decir, y posteriormente bronca con mi marido,ya que me desautoriza en alguna ocasiones. En definitiva yo soy la mala de la peli, pero no por ello deja de quererme ya que todos los días me lo dice (je,je,je) Yo soy más autoritaria que mi marido pero mi niño es bueno. Lo único es que debe obedecer más,y eschuchar porque él sabe que lo amo con locura. Te quiero hijo.

Deja una respuesta