Adiós a la cuna. ¡Bienvenidas las noches en vela!

Madre e hijo durmiendo juntos¿En qué hora se me ocurrió que mi hijo estaba ya maduro para pasar de la cuna a la cama? ¡Oh, benditas cuatro paredes que “velaban entre rejas” el descanso de mi pequeño! Yo creía que lo de las noches en blanco era un asunto superado; no en vano  cuando Álex era pequeñito me tuve que empollar el Duérmete niño como si de la “biblia del sueño” se tratara para aplicar correctamente el método. Fue duro, pero logramos dormir del tirón hasta… ¿comienzos del presente noviembre?

Sí, el fatídico día en el que deduje que mi niño era ya un hombrecito de casi dos años y había que trasladarlo a la cama nido que está bajo la de su hermana. Como soy un alma cándida, y el primer día fue todo sobre ruedas, pensé que había tenido la inmensa suerte de que mi hijo fuera un santo adaptaticio a todo tipo de nuevas circunstancias, pero la realidad se impuso por su propio peso. Se ve que en principio el niño se quedó petrificado por el susto de no tener barreras alrededor, pero poco a poco, fue cogiendo confianza: que si me subo a la camita de mi hermana y la despierto, que si me escondo en el hueco que queda debajo, que si me levanto y toco todos los botones del humidificador, que si ya de paso doy la luz…¡anda, pero si puedo abrir la puerta!: pues casi que me voy con mis papás al salón a ver la tele que es un plan más divertido.

En tiempo real toda esta parafernalia se desarrolla de ¿20:45  a  23:45?? (lo juro, pero este niño no se agota ni con toda una jornada de guardería). Para entonces mi chico y yo  estamos entre saturados y mareados por el cansancio, de modo que termino dormida, sin cenar y con el hilillo de baba colgando, abrazada a mi pequeño en la cama de mi habitación. Claro, luego toca trasladarlo a su cuarto y cruzar los dedos para que no se despierte.

Pues en esta tesitura me encuentro a día de hoy: desquiciada por la rutina del sueño e incapaz de controlar a este pequeño salvaje, que va a terminar con la salud mental de sus pobres papis.

¿Creéis que debo emplear de nuevo el método del Duérmete niño? He probado con los cuentos, las nanas…pero es como querer ponerle puertas al campo ¿QUÉ PUEDO HACER!!??

Opina sobre este artículo y consulta los comentarios

12 pensamientos en “Adiós a la cuna. ¡Bienvenidas las noches en vela!

  1. Laura S

    Al cumplir diez meses decidimos quitar a nuestro hijo de la cuna y pasarlo a su cama y la verdad que fue de maravilla porque en la cuna se sentía ya un poco incómodo y muchas noches se despertaba por este motivo así que le compramos un cuarto y fue mano de santo, hasta que cumplió 18 meses fue todo de maravilla, que fue cuando nació su hermana, ahí sus patrones se cambiaron, creo yo que por un poco de celos, no porque lo dejaramos a un lado, al revés, estábamos más con él pero como notó que había algo que le quitaba su sitio en nuestro cuarto se despertaba cada dos por tres, pero lo más raro era que no era para dormir con nosotros en la cama sino que quería meterse con su hermana en la cuna y como no lo dejábamos pues cogía unos enfados tremendos.
    Digamos que no quería separarse de su hermana hasta que un dia se me ocurrió que si por la noche se volvía a despertar pues le daría algo de la hermana para tranquilizarlo, y así fue, esa noche también se despertó y le di la gasita con la que la hermana dormía, fue estupendo, durmió como un angelito
    Hasta hace poco ha dormido así, con la gasita de la hermana, hasta que hemos pasado la cuna de la niña a su cuarto para que duerman juntos y no tenga que estar con la gasita, que note que su hermana esta con él

  2. Maia

    Cuando he leído el caso de Pat parecía que estaba leyendo el nuestro propio, mi hija dormía muy bien en su cuna en la habitación con su hermana de 7 años, hasta que llegó el verano, nos fuimos de vacaciones y por no llevar la cuna de viaje durmieron ellas juntas en una cama en otra habitación. Como fue bastante bien pensamos en comprarle una camita y también fuimos al IKEA y le compramos una camita bajita, Dios mio, se acabó la buena vida, todos los días duerme con nosotros, es como si su cama tuviera pinchos, nos cansamos de llevarle a la cama y ella siempre vuelve y al final como tenemos tanto sueño siempre gana. Ahora estamos intentando el método Estivil, de momento se va de buen agrado a la camita pero quiere que nos quedemos ahí sentados y cuando crees que está dormida e intentas irte rezando porque no te cruja ningún hueso, abre un ojo y te dice que no. Cuando tengo más fuerza de voluntad la intento convencer para que se quede sola en su cama y le digo que enseguida vuelva, a veces funciona, pero no se si volverá a ganar.

  3. eduardo

    Hola mi hijo tiene actualmente 9 años. En mi caso mi esposa y yo empezamos a dormir juntos con el bebé, para mí es lo más bonito el poder abrazarlo. Ahora tengo un bebé de tres meses y me doy cuenta que no importa que mi hijo me pida que siga durmiendo con él o con su mamá, lo he pensado y sabes, cuando tenga 10 o 12 años empiezan a separarse de uno y llega el momento que no quieren que ni los abrazes y menos que te despidas con un beso frente a sus amigos. Por eso si mi hijo, y espero que tambien mi bebé, me pide que me duerma con él, acepto. Claro, no duermo con mi esposa pero ¿por sus hijos uno no hace lo que sea?

  4. johely

    Hola, en realidad las entiendo porque lo mismo me pasa a mí. Mi hijo no quiere su cuna porque quiere dormir en mi cama y yo paso la noche mal porque me da miedo hacerle daño. Paso la noche pasándolo de la cuna a la cama y de la cama a la cuna y no sé que hacer. Estoy desesperada porque él duerma en su cuna toda la noche y porque viene un nuevo bebé.

  5. May

    Hola!, cuando yo empecé a dejar a mi pequeño en su cuna fue una gran logro, lo ideal es que no sea abrupto, en mi experiencia, primero fue muy fácil porque aún no cumplía el año de edad y ¡Zas! él ni siquiera nos extrañó, sin embargo por el tremendo frío de diciembre volvió a nuestra cama y de ahí solo poco a poco logramos que volviera a su cuna, primero lo poníamos ahí dormido, después la cuna estaba muy cerca de la cama de papá y mamá y alguno de nosotros dormía (solo mientras el conciliaba el sueño) con él, y así hasta que él se acostaba en su cuna y pedía solo nuestra mano para dormir, fue después de 3 meses que la cuna volvió a su cuarto… aún así algunas veces cuando tiene malos sueños es mejor dejarlo que use la cama de los padres, realmente las pesadillas indican angustia que puede ser superada con paciencia y buen trato.
    Ahora mi peque tiene 6 y solo alguna rara ocasión pide dormir con nosotros, aunque algo muy bueno fue la llegada del hermanito, quien duerme con él y se pasa la noche acariciándolo y abrazando!!. Implementa alguno de estos mecanismos y pide apoyo a tu esposo, seguro resultará menos cansado e irritante entre 2 que entre 1, suerte!!

  6. Pat

    A mi me ha pasado algo parecido. A partir de los 5 meses saqué a mi hijo fuera de nuestro dormitorio para que se fuera acostumbrando a dormir solo en su habitación y a parte de despertarse alguna vez por el chupete o por la sed, o por estar malito no tuvimos mayores problemas de trastornos de sueño, lo llevó bastante bien. En agosto con 15 meses, nos fuimos de vacaciones y como no había cuna en el apartamento le metimos en una cama, junto a la nuestra, parapetada para la ocasión, cruzando los dedos para que se lo tomara bien, y la verdad es que fue como una seda. A la vuelta de vacaciones mi marido y yo pensamos que ya era momento de sacarle de la cuna y pasarle a una cama (de las de IKEA, que son bajitas y con barrera, por si se caía)… ilusos de nosotros que pensábamos que iba a ir todo sobre ruedas…pues no, empezamos a sufrir un calvario. La hora de ir a dormir era una historia, no había manera de meterlo en la cama, se subía y se bajaba solo, se iba al salón, se ponía a llorar en cuanto salíamos de la habitación, de madrugada si se despertaba se ponía a llorar o se ponía a jugar con lo que tuviera a mano…daba igual que hiciéramos el pino, él no estaba a gusto y la consecuencia era que nosotros no dormíamos. Intentamos aplicar el método Estivil, pero como se bajaba solo de la cuna no había manera de aplicar los tiempos…probamos a cantarle, leerle, achucharle…y nada. Pensé incluso en ponerle una puerta pequeña en su habitación, para que no saliese y si se despertaba por la noche que hiciera lo que quisiera…lo que hace la desesperación, porque al día siguiente había que trabajar y yo llegaba a la oficina que no me entraba de nada…lo mal que me encontraba. Así que pensamos en montarle un ritual antes de dormir: todas las noches lo mismo, baño, cena, masaje y a dormir con sus muñecos y sus tetes, siempre lo mismo, con los mismos muñecos, para que se sintiera seguro. Me sentaba a su lado, en la cama y le ponía un carrusel con nanas relajantes (que he llegado a odiar de la de veces que las he tenido que oir), de los que se ponen en las cunas, para que cuando se sintiera solo se lo encendiese y se quedara tranquilo. Así llevamos desde agosto y poquito a poco ha dejado de bajarse de la cama, de despertarse llorando desconsoladamente por las noches y de venirse a nuestra cama (eso era otra historia, porque yo no quería que se acostumbrara a dormir en nuestra cama, así que alguna vez nos lo hemos encontrado durmiendo en el suelo, al lado de la cama)….aún tiene días horrorosos en los que no dormimos porque se despierta de madrugada y quiere solo estar conmigo, que le coja, pero al menos no llora y ya vamos teniendo noches en las que duerme del tirón…y a él se le va notando más contento y más seguro con su nueva cama. Imagino que poquito a poco se irá acostumbrando…hasta que llegue el momento en que se meta en su habitación y no quiera saber nada de sus padres……

  7. mayte

    Hola amigas, mi caso no se parece al vuestro ya que tengo una hija que se adapta bien a los cambios, con dos añitos la pasé a su habitación (con cuna incluida) y la verdad los primeros meses había que contarle diez mil cuentos y varias nanas hasta que cogía el sueño, poco a poco los cuentos eran menos y las nanas también hasta que un día se me ocurrió decirle que tenía que plancharle a papá una camisa para el trabajo y que si necesitaba algo me llamara, cuando acudí para ver que pasaba porque no la escuchaba, estaba dormida.

    A partir de ahí recurrí a un truco casi todas las noches, aunque si veía que estaba nerviosa o me pedía que me quedara, lo hacía.

    La hemos mantenido en la cuna hasta que ha cumplido los tres añitos (principios de noviembre), que la hemos cambiado a su cama (ella vino a comprarla con nosotros), está muy ilusionada porque se puede subir y bajar sola (ya no necesita llamar a mamá o papá para que la cogiéramos de la cuna) aunque no lo hace, a la hora de dormir eso sí, necesita su ratito de mimito y ver a mamá (le gusta que me siente en el sillón de su habitación y la mire mientras se duerme).

    Tengo conocidos que me han criticado por tenerla en la cuna hasta esta edad, pero como todo en la vida hay que estar maduro para afrontar los cambios y creo que para mi hija ha sido el mejor momento.

    De todas formas deciros que nunca he dejado llorar a mi hija en la cuna y que si le apatece dormir con nosotros, la dejo ya que para ella es un momento muy gratificante al igual que para nosotros. Ya llegará el momento en el que no quiera estar con nosotros y quiera su independencia.

    Ánimo y dejar que sean ellos los que os digan cuando hacer los cambios. Un saludo.

  8. CRISS

    Hola Lupe!!

    Pues sabes que te digo??? Que hagas lo que yo… ¡¡¡ CASTÍGALE DE NUEVO DURMIENDO EN LA CUNA !!!!
    A mi me funcionó: mi Paulita se bajaba de la cama y se escapaba de su habitación, o se ponía a jugar, o empezaba a correr desde la cama al sofá y viceversa, asi que no me quedo más remedio que decirlE ¿¿SI??, PUES VERÁS…. SI TE BAJAS DE LA CAMA TE METO OTRA VEZ EN LA CUNA COMO A LOS BEBÉS!!! Y chica… ni pisó el suelo….

    ¡¡Suerte!!

  9. elena

    Hola padres desesperados,yo también he pasado por ese problema del sueño,y digo que he pasado porque creo que ya lo hemos superado….

    Tengo un niño de 2 añitos que siempre ha sido muy bueno pero nunca ha dormido bien.Yo no trabajo, así que me he dedicado plenemente a él día y NOCHE. Nunca ha sabido dormir solo y se me quedaba dormido en el pecho y luego yo le metía en la cuna con todo el cuidado del mundo para que no se despertase. Luego, cada 24 horas más o menos, se despertaba hasta que al final acababa conmigo en la cama. La verda tengo que decir que para mí era un gustito dormir con él achuchaditos, pero por otra parte ni descansaba bien yo, ni mi peque.

    Cuando cumplió un añito lo pasé de su habitación a la cama. Dormía un poco mejor pero seguía despertándose mucho y tampoco se quedaba solo dormido, me tenía que meter con él en la cama. Yo seguía dándole el pecho, así que se quedaba dormido pegadito a mí. Yo me he quedado dormida miles de veces con èl en la cama, porque cuando me levantaba para irme a la mía, por mucho cuidado que tuviera, siempre se despertaba: que si la madera hacía un poco de ruido, que si el colchón sonaba, que si yo me pegaba con la barrera, en fin…..

    En septiembre empezó el cole y se tenía que levantar pronto, siempre con mal humor porque no había descansado por la noche y por la mañana era cuando más a gusto estaba en la cama y su amatxu le iba a despertar. Qué lloros!! .

    Bueno, en fin, que un día decidí hacer lo del «DUÉRMETE NIÑO». Ahora, hay que estar super convencida de lo que se va ha hacer y una vez que se ha empezado no echarse hacia atrás. Me costó cuatro noches de gritos lloros, levantarse y dar patadas en la puerta. Yo me sentía super mal, como si le estuviese haciendo sufrir sin necesidad. Mi hijo, como ya sabe hablar, me intentaba camelar con las palabras, que si te quiero mucho, dame la manita, dame agua…..Se las ingenian de mil formas, pero ante todo no hay que ceder. Hay que ser fuertes, pensemos que es para su bien.

    Bueno,a lo que iba cuatro noches malas, pero a la quinta ya se dormía solo. Ahora le cuento un cuento, le doy su muñeco, le doy las buenas noches y a dormir toda la noche. Ahora se acuesta a las 9 y media y hasta las 8 y media no se despierta. Se levanta contento y descansado.

    Yo estoy muy contenta. A mi me ha funcionado el «duérmete niño i». Ahora, también reconozco que echo mucho de menos el dormir con èl abrazaditos, pero pienso que a la larga es mejor para todos, mi marido duerme mejor y tenemos más intimidad para nosotros. Ah! le quité el pecho el día que empezé con el duérmete niño y ahora ya ni se acuerda.

    Ánimo a todos los padres, os entiendo perfectamente, han sido dos años de no dormir nada de nada, pero también tengo que decir que para mi ha sido super gratificante darle el pecho durante dos años y dormir con mi hijo es lo más bonito del mundo, por lo menos para mi, nosotros tenemos una complicidad enorme. Si antes le daba miles de besos durante el día, ahora que por la noche no le puedo achuchar, le dedico todo el tiempo y más que puedo.
    Un beso para todos.

  10. Margarita

    Así estoy yo… Con el añadido de que estoy de 9 semanas y tengo un sueño 3 veces mayor!
    Mi hija me saca de quicio… y ODIO la hora de ir a dormir!… 1h y media para que se duerma, y para entonces ya estoy de mal humor, sin ganas de comer y deseando meterme en la cama para descansar 2 horas antes de que vuelva a despertarse puntualmente a medianoche… A las 12 empieza denuevo el mambo… Me levanto como puedo y la pongo a dormir… 10 minutos más tarde de nuevo… y así… Si tengo suerte, se duerme hasta las 2 o 3am… Y entonces, ya como sonánbula y tremendamente cansada, me la llevo conmigo a la cama… De nuevo, si tengo suerte, se acurruca y duerme bien hasta las 8… Pero eso es bastante inusual. La niña es un rabo de lagartija y se pasa la noche moviéndose como si tuviera pulgas, dando patadas, rodando encima de mi cabeza, poniendo su manita en mi ojo… Se puede dormir así???… Ella está dormida, pero debe soñar que escala una montaña, bucea, corre la maratón, hace judo… NO SÉ!!!… Me levanto echa polvo… y con mi pobre barriguita demandando atención… MI marido me dice que me nota últimamente decaída y que él quiere que sea feliz… QUé felicidad ni que demonios!… Lo único que me pasa es que estoy embarazada y necesito dormir como una persona normal!!!…
    Y yo me pregunto… Cúando llegará el día que mi hija duerma como un ángel??? Ya no sé que hacer…

  11. Anabel

    Tengo un niño de 15 meses, desde los 4 meses aproximadamente dormía la mitad de la noche en cuna y la otra mitad en mi cama. A partir de los 10 meses pasaba la noche entera en mi cama. Con 13 meses empecé a dormirlo en su propio cuarto durante la siesta, al cabo de las 2 semanas, cuando llegaba la noche él me pedía dormir en su cama, a mí me costó aceptarlo porque disfrutaba una barbaridad durmiendo con él, pero empecé a dormirlo allí. Cuando se despierta por la noche (2 o 3 veces) voy a su cuarto y lo duermo, pero siempre la última vez lo duermo en mi cama, de manera que siempre nos levantamos juntitos. Yo siempre he estado en contra del médodo Estivill, hay estudios que demuestran que dejar llorar al niño durante tiempo prolongado es perjudicial. En muchos países, como China, los niños duermen con sus padres hasta que son mayorcitos, aquí en España está muy mal visto, pero es super gratificante tanto para el niño como para la madre. Si te gusta dormir con él no te pribes de ello, disfrútalo, porque llegará un momento en que él no quiera pasar tiempo contigo y entonces es cuando pensamos en esos momentos. Yo me he leido un libro que trata de como cuidar a los niños con amor, se llama Bésame Mucho, es de Carlos Gonzalez, es algo opuesto a Estivill. A mí me ha encantado

  12. ana

    HOLA YO ME ENCONTRABA CON ALGO PARECIDO, MI NIÑO HACIA DOS MESES QUE DORMÍA SOLITO EN SU CAMA Y MUY BIEN. HA EMPEZADO LA GUARDERÍA HACE UN MES Y BUENO…. HORRIBLE TODA LA NOCHE DESPERTÁNDOSE, LLORANDO, SE LE VEÍA CON MIEDO,NO QUERÍA ESTAR EN SU HABITACIÓN SEÑALABA HACIA FUERA, Y NOSOTROS POR PENA LO SACÁBAMOS AL COMEDOR Y SE DORMÍA ENCIMA NUESTRA, AL LLEVARLO A SU HABITACIÓN OTRA VEZ LO MISMO LLORANDO Y SEÑALANDO PARA FUERA. ASÍ DOS SEMANAS, YO DECÍA QUE ERA POR LA ADAPTACIÓN DE LA GUARDERIA Y MI MARIDO DECÍA QUE SE HABÍA ACOSTUMBRADO A DORMIR CON NOSOTROS EN EL COMEDOR, TOTAL QUE DECIDIMOS HACER LO DEL LIBRO DUÉRMETE NIÑO, Y ESTUPENDO. ESO SÍ, EL PRIMER DÍA HORRIBLE, UNA HORA Y MEDIA SIN PARAR DE LLORAR, DESCONSOLADO, LUEGO SE DURMIÓ PERO YO CREO QUE DEL BERRINCHE QUE HABÍA COGIDO, AL DÍA SIGUIENTE TARDÓ DIEZ MINUTOS EN DORMISE, SE DESPERTABA ALGUNA NOCHE, PERO UNA VEZ SOLAMENTE Y AHORA DUERME DEL TIRÓN. LO ACOSTAMOS SOBRE LAS NUEVE Y MEDIA Y DUERME HASTA LAS OCHO DE LA MAÑANA, TAMBIÉN TODAS LAS TARDES LE DOY UN BIBE DE LOS PEQUEÑOS DE BLEVIT SUEÑO QUE LE AYUDA A RELAJARSE. NOSOTROS LO QUE HACEMOS ES A LAS OCHO Y MEDIA LO BAÑAMOS A LAS NUEVE LA CENA Y LUEGO UNOS DIEZ MINUTOS VIENDO LA TELE O JUGANDO CON É. CUANDO PASAN ESOS DIEZ MINUTOS LO COGEMOS, LE LEEMOS UNO O DOS CUENTOS Y A LA CAMA. LE DECIMOS QUE TIENE QUE DORMIR SOLITO CON SUS CHUPES, SU OSITO, EL BARQUITO DE PAPEL, ETC…. Y NOS SALIMOS DE SU CUARTO Y HASTA HOY ESTUPENDO, ESPERO QUE TE AYUDE SI QUIERES MI DIRECCION DE CORREO ES ANACHATA@ONO.COM UN SALUDO

Deja una respuesta