Mi niña se hace pis

Esta última semana ando de cabeza a cuenta del pis. Para mí era un tema superado, desde que el verano pasado decidí armarme de valor y quitarle definitivamente el pañal a Sarita (con el “definitivamente” me refiero a “por las noches también”). En principio estaba aterrada de lo que se nos venía encima, porque claro, si la niña se sentía mojada se iba a despertar, nos llamaría y empezaría el cambio de pijama, de sábanas etc.

Pues cual es mi sorpresa cuando la primera noche antes de dormir le hago la terapia de: “Nena, te has hecho mayor y por eso vas a dejar de usar el pañal para siempre. No te preocupes, ni te sientas mal si se te escapa el pis. Tú me avisas y te cambio”, y la niña me responde con toda seguridad: “Tranquila mami, que no se me va a escapar”.

En mi fuero interno la admiro por su alto nivel de autoestima y decido esperar a ver qué pasa. No se oye un alma en toda la noche y yo, que estaba preparada para lo peor, me levanto pensando que mi hija es súper madura y ha controlado el esfínter ella solita por arte de magia. Pero claro, esto no es Holywood, y cuando me asomo a su camita la veo plácidamente dormida entre sábanas empapadas y un fuerte olor a orín en toda la habitación.

Os ahorro lo que nos depararon las subsiguientes semanas para no entrar en detalles escatológicos. Pero a los turnos con mi marido (cada uno hacía guardia una noche), le sucedieron todo tipo de estratagemas: desde la opción de hacer la cama tres veces (sí, así como suena: una encima de otra) con un empapador entre cada una de ellas para no tener que andar con el cambio de sábanas a las 4 de la mañana, hasta motivar a Sarita con pequeños premios si no derramaba gota.

No sé cómo fue pero al final lo conseguimos: las meadas se fueron espaciando y finalmente desaparecieron. Y así de felices vivíamos hasta esta última semana, en la que no hay noche en la que no tengamos función.

Juro que no ha sucedido ningún acontecimiento extraordinario (tengo mis lapsus, pero todavía rijo); procuro que Sarita apenas beba a partir de las 8:30 pm; los celos de su hermanito parecía que se iban mitigando… ¡Vamos, que estoy perdida y desesperada!!

¿Algún alma cándida puede explicarme por qué hemos sufrido esta regresión???
¡Espero vuestras opiniones chicas!!

Más información sobre las rabietas:

Opina sobre este artículo y consulta los comentarios.

5 pensamientos en “Mi niña se hace pis

  1. Patty Soto

    Hola, mira en realidad todos los niños son diferentes. Tengo una hija de 17 años que al año y medio dejó los pañales de día y de noche, nunca se hizo pipí en la cama. Y tengo una bebé de 2 años, 8 meses, que a veces pasan semanas completas que no se hace pipí (de día) y en otras se hace varias veces. Así es que para mí es muy difícil sacarle los paños de noche, porque en la noche hace bastante pipi y
    ella duerme profundamente y no está ni ahí con no hacerse pipí en la noche.
    Como ves todos son diferentes, así es que ya entendí que solo hay que tener mucha paciencia.

    Eso es lo que te puedo aconsejar

    Que esté bien toda tu familia, chaoo, te saludo desde Lautaro de Chile.

  2. Elena Abad

    Y para darle un aliento extra, te recomiendo que le compres (o le pongas si ya tienes) alguna sábana con motivo de princesas o el que ella prefiera, y le digas algo así como: «Que hermosas que están las princesas de tú sábana!! Hay que cuidarlas, así que recuerda no hacerte pis, porque sino las vas a mojar a ellas!!» O usar la misma estrategia, pero con el peluche o muñeca con que duerma ella, diciéndole que si se hace pis en la cama lo/a va a mojar también.

    Bueno, espero que te sirva y espero que tu hija crezca fuerte y sana! Un gran saludo desde Buenos Aires, Argentina.
    Lic. Elena Beatriz Abad

  3. Elena Abad

    Hola!! No te hagas problema!! Nigun niño/a tiene el don mágicos de controlar sus esfínteres de un día para el otro. Es un tema madurativo, que se va dando con el tiempo… y a tiempo me refiero con meses y meses. Se trata de que los chicos dejen de usar el pañal a partir de los dos años y medio aproximadamente. No sé la edad que tendrá tu nena, pero tiene tiempo para aprender a controlarlos totalmente hasta los 4 años aproximadamente!!! Mientras se vaya acercando a esa edad, mas controlará esfínteres.
    Pero esos accidentes ocurren siempre, mas todavía en el primer año en que deja de usar los pañales, de forma esporádica y a veces puede durar un poco más de una semana. Pero si le demuestras a Sarita que estas ahí para ayudarla a pasar este proceso madurativo que, siempre tengámoslo en cuenta, es muy estresante para ella (ya que ella siente que debe cumplir con las expectativas de los padres y, aunque lo intenta, muchas veces se le escapa, y eso no debe provocarle angustia), le das todo tu amor y te armas de toda la paciencia del mundo (te juro que es otra etapa, que también pasará!!), ella va a aprender a no hacerse pis mucho mas rápido de lo que esperas.
    Y cuidado!! No le echemos toda la culpa a los celos, ya que los chicos tienen diversas maneras de manifestarlo, y puede que esta no sea su forma, sino una coincidencia de etapas (la del nuevo hermanito con el control de esfínteres).
    Y para darle un aliento extra, te recomiendo que le compres (o le pongas si ya tienes) alguna sábana con motivo de princesas o el que ella prefiera, y le digas algo así como: \\

  4. baballa

    Hola, no desesperes…. la verdad no tengo mucha idea solo la poca experiencia de una madre de dos criaturas pero tiene pinta de celos… te crees que no los tienen pero están ahí latentes dispuestos a saltar en cualquier momento… pasará o al menos eso pienso yo cuando estoy en mi semana fantástica. Sobre todo mucho ánimo.

Deja una respuesta