Háblame pero no me grites. ¿Cómo enseñar a modular la voz del bebé?

178

Antes de empezar a hablar muchos bebés se comunican con gritos. Esto es así porque todavía no han aprendido a modular su voz. La voz es el primer instrumento para crear el sonido. El bebé tiene desde su nacimiento la habilidad natural de crear sus propios sonidos en forma de balbuceos, que a medida que va creciendo, desarrolla hasta ser capaz de dominar el lenguaje. Pero aunque sea un proceso natural, los padres debemos ayudar a estimular su voz, para que pueda producir todo tipo de sonidos y, sobre todo, para que no adquiera malos hábitos al utilizar su voz, como gritar.

Durante los primeros meses de vida, el bebé se comunica mediante sonidos muy parecidos a las vocales y consonantes de nuestro propio idioma.

Aproximadamente con 4-6 meses, el bebé se dará cuenta de que puede ampliar su repertorio de sonidos, y jugará a experimentar con su propia voz. Aún no será capaz de hablar, pero sus palabras tendrán una fonética cada vez más parecida a la nuestra.

Los padres y educadores tenemos un papel fundamental en esta época. Es pronto para hablar, pero ya podemos comunicarnos con nuestro hijo. Por ejemplo, si el bebé dice “ah ah” nosotros podemos repetir con el mismo tono “eh eh”. También imitar animales u objetos, como vacas (“mmmmmuuu”) o taladros (“trrrrrr”), ayudan a nuestro hijo a sentir su voz, a practicar con ella.

Con esto, además de fortalecer tremendamente los vínculos con el niño, le estaremos transmitiendo que lo escuchamos y lo entendemos.

Sin embargo nuestro papel no termina ahí.

En este artículo sobre los gritos del bebé:

¿Por qué algunos bebés gritan mucho?

Poco antes de empezar a hablar, los bebés todavía no saben modular su voz, por lo que es frecuente que muchos de ellos griten.

Algunos bebés gritan mucho a pesar de dominar este proceso. Algunos expertos señalan que esta situación se produce para llamar nuestra atención. El bebé aprende que para conseguir algo, simplemente tiene que gritar.

La voz es una herramienta que nuestro hijo utilizará durante toda su vida. Es muy común que el bebé coja la costumbre de gritar en exceso, y cuando ya sepa hablar, lo haga con un tono muy alto e incluso fuerce la voz.

Sin embargo, sus cuerdas vocales también sufren tremendamente, pudiendo causarle afonías y voces rasgadas. Esto se produce en niños un poco más mayores.

¿Cómo enseñar al bebé a modular la voz?

  • Para enseñar a modular la voz al bebé, los padres debemos hablar siempre con un tono de voz apropiado, demostrando que no hace falta gritar para conseguir lo que se quiere.
  • También es muy importante enseñar a los niños pequeños a escuchar. Para ello es muy buena técnica hablar muy bajo cuando ellos levanten la voz. Los niños bajarán el tono de voz para que puedan escuchar lo que les cuentas.
  • La voz del niño debe salir de forma natural, sin sentirse forzada ni en una tonalidad que no es la suya. Para cuidar su voz, en invierno hay que procurar tapar el cuello y no darle bebidas muy frías, para no irritarle las cuerdas vocales.