El apego en los niños de 6 a 12 meses

28

A partir de los 6 meses de adad, el bebé desarrolla unas habilidades motoras, cognitivas y de comunicación interpersonal que inciden en su desarrollo afectivo. Así, a estas edades, los bebés experimentan intensos cambios en sus expresiones emocionales.

En torno a los de 6 meses de edad, el bebé experimenta grandes cambios en cuanto a su desarrollo afectivo de los niños.

Alrededor de los 6 meses de edad, el vínculo afectivo (apego) ya se ha consolidado y las relaciones interpersonales del niño comienzan a ser más complejas. El bebé puede distinguir entre distintas figuras de apego y establecer jerarquías entre las mismas.

Entre los 6 y los 12 meses, el ya muestra preferencia por sus figuras de apego sobre otras personas y rechaza a las personas desconocidas. El bebé reconoce a sus figuras de apego y puede evocarlas cuando no están presentes.

Protesta ante la separación

De este modo, a partir de esta edad, el bebé tiene reacciones de protesta y ansiedad ante la separación de su figura de apego y reacciones de alegría y calma en el reencuentro. Este hecho se denomina angustia por la separación y tiene su expresión máxima en torno los 8 meses de vida.

Por otra parte, entre los 4 y los 10 meses de edad, el bebé ya ha consolidado el sentimiento de que es capaz de producir cambios en su entorno y en sus cuidadores para satisfacer sus necesidades. Esta habilidad es la base de la seguridad básica del niño, de la autoestima y la su sensación de autoeficacia.

De este modo, el bebé pondrá en marcha las herramientas de que dispone para expresar el malestar que le genera la separación que, típicamente, es el llanto.