El bebé y la relación con los hermanos

63

Por lo general, la llegada de un nuevo bebé a casa es muy esperada y celebrada por los demás hijos. Cuando el bebé crece, los hermanos mayores se divierten jugando con él, que a su vez trata de imitar a su hermano mayor, lo cual estimula su desarrollo. No es de extrañar que en algún momento alguno de los niños atraviese por una etapa de celos.

Según vaya adquiriendo mayor movilidad, el bebé querrá jugar con sus hermanos mayores y utilizar sus juguetes.

Por lo general los hermanos estarán contentos de que esto suceda, ya que los niños suelen ver a los bebés como un estupendo entretenimiento.

A cualquier edad, un hermano es un estupendo regalo.

Compartir vivencias con hermanos es una cancha de entrenamiento para la competitividad de la vida de adulto, para asimilar reglas de relación social, para compartir emociones.

El bebé que tiene hermanos mayores se beneficia de mayores dosis de estímulos para su desarrollo.

Suele observarse que, cuando el bebé divisa a su hermano o hermana, sonríe, se agita, se alegra.

Para el mayor significa un aprendizaje de responsabilidades, pero también es una gran satisfacción comprobar lo «importante» que es para el pequeño.

El bebé intentará invadir el «territorio» de los mayores y apropiarse de todo aquello que le llame la atención. Los hermanos deberán estar advertidos de que sus juguetes son peligrosos para él y evitarán que los coja.

Es fundamental que los padres desarrollen actividades en las que puedan participar todos los hijos, como poner música para bailar, entretenerse con revistas, cuentos, muñecos de materiales blandos…

La presencia de un bebé en la casa no ha de ser motivo para que los hermanos mayores dejen de jugar con cosas propias de su edad.

Pueden hacerlo pero en un lugar seguro al que no pueda acceder el niño pequeño o mientras éste duerme. Los padres han de propiciar este espacio a sus hijos mayores para que no se sientan perjudicados por la llegada de un nuevo hermano.

Relación con los hermanosEs frecuente que se presenten episodios de celos en el hermano mayor (también se dan casos de celos inversos, del pequeño respecto del mayor, aunque un poco más adelante).

Los celos pueden aparecer en diferentes momentos o reaparecer al cabo del tiempo.

Los padres deberán actuar de forma equitativa cuando ambos estén presentes, ya que lo que para ellos supone la atención y cuidados mínimos para el bebé, para el hermano mayor puede significar un traslado del cariño de sus padres de él hacia su hermano pequeño.