El bache de los 3 meses. ¿Por qué los bebés lloran más que antes?

Es muy habitual que, en torno al tercer mes de vida, el bebé atraviese un período crítico o «bache» en su desarrollo. Los padres más sensibles percibirán a su hijo más inquieto que antes. En esta fase normal del desarrollo de un bebé, a algunas madres les preocupa no estar produciendo suficiente leche, pues el bebé parece insaciable.

Alrededor de los 3 meses suele haber un «bache» o periodo crítico que suele manifestarse porque:

  • El bebé amamantado pide más a menudo que las semanas previas y parece siempre insatisfecho. En consecuencia, la madre se imagina que tiene poca leche.
  • El bebé llora más que antes y hace sueños más cortos.
  • El bebé parece inquieto.

Las edades que se establecen en todo el desarrollo del bebé, tanto para los hitos de desarrollo como para los baches y otros aspectos de la crianza, no son fijas.

Por tanto, este «bache» puede ocurrir un poco antes o un poco después.

No se debe olvidar que los periodos críticos son transitorios y no por culpa de los padres, ni a causa de una educación errónea. Su origen está en cambios en la estructura mental del bebé. Son un indicio de su maduración. Cuando terminan, el bebé desplegará nuevas habilidades y volverá a su humor habitual.

Los padres sensibles deben atender a las necesidades del bebé en esos momentos: adaptarse a sus necesidades, proporcionarles seguridad con abrazos, tener paciencia con sus llantos…

En esos periodos, la mayoría de padres normales suelen referir cansancio y tensión. Es frecuente que se realicen consultas médicas que no demuestran alteraciones serias (quizá se les eche la culpa de nuevo a los dientes o quizá a los oídos).

Muchos pediatras no están familiarizados con este aspecto del desarrollo normal de los bebés, pues en su entrenamiento se da más énfasis a las «enfermedades» que a la normalidad.