Alimentación¿Por qué es tan importante que los niños coman fruta?

¿Por qué es tan importante que los niños coman fruta?

Contenido revisado y aprobado por el equipo editorial

Los bebés, una vez que inician la introducción a la alimentación sólida, pueden empezar a tomar papilla de frutas, aproximadamente a partir del quinto mes, sin olvidarse de acompañarla con un poco de leche materna o biberón. Los niños también pueden tomar fruta de diversas formas: a pequeños mordiscos, en papilla, compota o zumo. La fruta aporta, sobre todo, hidratos de carbono (azúcares), vitaminas, minerales y fibra.

Aunque la mayor parte de la composición de la fruta es agua (entre un 75 y un 90%), aporta interesantes cantidades de fibra vegetal insoluble, minerales y vitaminas.

Su contenido en azúcares es variable (entre el 4 y el 20%), por eso unas frutas son más dulces que otras, unas «engordan» más que otras.

Los cítricos tienen mucho calcio y vitamina C. También hay vitamina C en las fresas y kiwis. Encontraremos vitamina A en las frutas de color rojo y amarillo. Las frutas desecadas (orejones, pasas, ciruelas…) contienen mucho potasio. Las ciruelas, higos, fresas y dátiles aportan hierro.

Los niños pueden tomar fruta de diversos modos:

  • En papilla: uno o varios tipos de frutas, pelados y triturados.
  • En compota: uno o varios tipos de fruta cocidos, con o sin azúcar, triturado o no.
  • En trocitos (a esta edad lo tomarán con los dedos).
  • A mordiscos.
  • En zumo, aunque de esta forma no se aprovecha la fibra.

Los zumos comerciales NO son una buena alternativa en la dieta porque:

  • Durante su elaboración, se pierde la fibra vegetal y la mayor parte de las vitaminas.
  • Aunque no tengan azúcar añadido (muchos la tienen), son bebidas muy dulces. Si el niño o niña los toman en exceso es probable que aparezcan problemas como: caries, inapetencia, obesidad o diarrea.
Te puede interesar  Roscón de Reyes: ¿cómo prepararlo?

Los frutos secos son una interesante fuente alimenticia, pero no deben ofrecerse a los niños menores de 4 años por el riesgo de que se atraganten al masticarlos. Las consecuencias de que un pedacito de almendra o una cáscara de pipa se aloje en los bronquios del niño pueden ser fatales.

Subir

Sobre el autor

Miriam Rodríguez Murphyhttps://www.elbebe.com/
Especialista en la redacción y edición de contenidos sobre una amplia variedad de temáticas desde el embarazo y el parto hasta la crianza y el desarrollo y la educación de bebés y niños. Miriam Rodríguez Murphy creó Elbebe.com en el año 2000, un portal pionero en ofrecer información de calidad y contrastada por especialistas sobre maternidad e infancia. Cuenta desde sus inicios con un equipo editorial formado por médicos especialistas, psicólogos y profesionales sanitarios para supervisar todos los contenidos relacionados con la salud de la madre y del bebé y niño. Se ha dedicado durante toda su trayectoria profesional a la redacción y edición de una amplia gama de contenidos, especializándose desde hace 23 años en información para madres y padres. Miriam Rodríguez es un referente en la creación de webs sobre maternidad e infancia en España y América Latina. Ha publicado artículos en medios online como Serpadres y MarieClaire, entre otros.

artículos más leídos

artículos más recientes

Categorías destacadas

Artículos relacionados