La septicemia: un cuadro muy grave en bebés y niños