¿Se pueden tratar las malformaciones congénitas?