Cuidados del bebé o niño en verano: ¿qué podemos hacer frente a un golpe de calor?

Cuidados del bebé o niño en verano: ¿qué podemos hacer frente a un golpe de calor?


Es importante que los padres sepan reconocer los síntomas de un golpe de calor en el bebé o niño. Si tu hijo se muestra aturdido y su piel está muy caliente, es posible que esté a punto de sufrir un golpe de calor. En el artículo te indicamos las medidas a adoptar en esas situaciones, aunque lo mejor es prevenirlas siguiendo unas sencillas pautas.
Golpes de calor en bebés y niños pequeños

Frente a un golpe de calor en los niños pequeños es muy importante actuar con rápidez

El golpe de calor se produce cuando el bebé o niño está expuesto a una temperatura exterior muy elevada y su mecanismo termorregulador no consigue regular su temperatura corporal debido a su inmadurez.

Esta afección es muy grave, incluso puede producir la muerte. Por esta razón los bebés nunca deben estar expuestos directamente al sol, al menos hasta los cuatro años de edad. Los ambientes más peligrosos son los lugares excesivamente calurosos y húmedos.

En ocasiones, esta enfermedad típica del sol se produce por despiste o falta de cuidado de los familiares o padres. Algunos ejemplos comunes son dejar al bebé en un coche estacionado con las ventanillas y puertas cerradas o exponerlo a una temperatura elevada durante más de quince minutos sin ningún tipo de protección.

En este artículo sobre golpes de calor en bebés y niños:

¿Cómo se manifiestan los golpes de calor en bebés y niños?

Los golpes de calor se producen cuando los niños pequeños están expuestos a una temperatura elevada, superior a la habitual.

Cuando se produce un golpe de calor, el bebé o niño pequeño se muestra aturdido, su piel está caliente, las venas se hinchan, aumenta su temperatura corporal hasta alcanzar los 39º, e incluso puede llegar a desmayarse.

El bebé o niño pequeño además puede presentar sequedad en la piel u otros síntomas como dolor de cabeza o convulsiones.

¿Qué hacer frente a un golpe de calor en bebés y niños?

Si tu hijo, ya sea un bebé o un niño pequeño, sufre un golpe de calor es importante que mantengas la calma, pero debes actuar con rapidez.

En este caso, si el golpe de calor es grave, hay que llevar al niño a un lugar fresco y ventilado, quitarle la ropa y ofrecerle una solución de rehidratación oral, que puedes adquirir en una farmacia.

Con un paño húmedo conviene refrescar su cuerpo, y en especial su nuca y sus muñecas. También es aconsejable elevar un poco los pies del suelo y abanicarle con el objeto de facilitar la transpiración. Aunque tu bebé mejore, es aconsejable llevarlo a urgencias para que el médico señale un diagnóstico más preciso.

¿Cómo prevenir los golpes de calor en los bebés o niños?

Una de las medidas de prevención para evitar los golpes de calor es evitar las altas temperaturas y la exposición al sol de tu bebé sin protección.

  • Aclimata al niño a un ambiente determinado (playa, piscina, montaña...) de forma progresiva. Por ejemplo, el primer día basta con exponerlo a la temperatura ambiente durante 10 minutos, el segundo 20 minutos, el tercero media hora ...
  • Evita las horas centrales del día a la hora de realizar vuestros planes. Tanto en tu residencia habitual como en tu destino de vacaciones, busca un lugar fresco y a la sombra para tu bebé.
  • Lleva siempre una sombrilla o un protector solar al lugar que elijas. Además de una buena crema de protección solar alta, que debes aplicar tanto los días de sol como los días nublados, viste a tu bebé con una camisa de tonos claros y de tejido transpirable, y protege su cabeza con un gorro o sombrerito.
  • Observa su estado de ánimo, si está alegre o decaído, ya que su comportamiento puede ser un indicador de que algo ocurre, y también el tono y aspecto de su piel (enrojecida, sudorosa…). Y si detectas alguno de los síntomas del golpe de calor actúa de la forma que hemos descrito en el punto anterior.
  • Para evitar que el golpe de calor desencadene en una complicada deshidratación, es muy importante que ofrezcas de beber con frecuencia a tu hijo, aunque parezca que no tenga sed. Si a tu bebé le cuesta beber, prueba a darle pequeños sorbos a lo largo del día.  

Artículos relacionados

La insolación es el mayor riesgo del sol para bebés y niños

La insolación es el mayor riesgo del sol para bebés y niños

En este artículo encontrarás toda la información necesaria para saber cómo proteger a tu hijo de una insolación.

¿Cómo proteger la piel de bebés y niños de las quemaduras solares?

¿Cómo proteger la piel de bebés y niños de las quemaduras solares?

La piel de los bebés es sensible y muy fina, y por este motivo se quema con facilidad.

El botiquín de emergencias, un aliado para las salidas con niños

El botiquín de emergencias, un aliado para las salidas con niños

En las salidas con niños pueden ocurrir pequeños accidentes, que un botiquín de emergencias nos ayudará a solucionar.

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA de imagen
Introduce los caracteres mostrados en la imagen.
Aceptar y enviar

Condiciones de Uso (Aviso legal)

No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.

Elbebe se reserva el derecho a eliminarlos.