Un estudio americano señala que el desarrollo de los bebés prematuros mejora si reciben atención intensiva desde que nacen