Warning: curl_exec(): Could not call the CURLOPT_HEADERFUNCTION in /var/www/elbebe.com/sites/all/modules/elbebe_mobile/elbebe_mobile.module on line 125 Parto. Uso de forceps o ventosas

Uso de fórceps o ventosas en el parto

Uso de fórceps o ventosas en el parto


El fórceps y la ventosa obstétrica son herramientas que se emplean para ayudar a la expulsión del bebé, en partos prolongados o que presentan alguna otra complicación. Sólo pueden utilizarse cuando la cabeza del feto ha descendido al canal del parto y si existen evidencias de sufrimiento fetal.

Publicidad

Uso de forceps en el parto

FÓRCEPS

El parto asistido por fórceps se realiza durante la fase del expulsivo, cuando el cuello del útero está completamente dilatado y la cabeza del feto se encuentra en el canal del parto.

Los fórceps son una especie de pinzas grandes que se encajan a los lados de la cabeza del bebé, a la altura de las orejas. Los médicos suelen ayudarse con estas pinzas cuando la cabeza del feto no consigue seguir descendiendo por la pelvis de la madre, o cuando el bebé se presenta de nalgas o en posición posterior.

Fórceps

También se utilizan cuando las contracciones son demasiado débiles y en aquellos casos en los que la mujer ya no tiene fuerzas para seguir empujando, al final del parto.

VENTOSA OBSTÉTRICA

La ventosa obstétrica se utiliza en ocasiones como alternativa al fórceps. Las ventosas funcionan como un aspirador. El médico introduce la ventosa hasta fijarla en la cabeza del feto y, ayudado por las contracciones, va sacando el bebé hacia el exterior.

Ventosa

Al igual que los fórceps, las ventosas sólo se utilizan durante la fase de expulsión y sólo cuando existen evidencias de sufrimiento fetal o en el caso de prolongación excesiva del periodo expulsivo.


Artículos relacionados

¿Cuándo se considera que un parto es prolongado?

¿Cuándo se considera que un parto es prolongado?

Los médicos consideran que un parto se prolonga cuando supera las 14 horas en las madres primerizas y 9 horas en las madres que ya tienen niños.

Complicaciones del parto debidas a una mala posición del feto

Lo normal es que, antes del parto, el feto se coloque cabeza abajo mirando hacia la espalda de la mujer. Esta postura es la que le permite salir más fácilmente por el canal del parto. En ocasiones, el feto se presenta de nalgas o de cara, lo cual pone en riesgo al feto y a la madre. En estos casos el ginecólogo suele optar por practicar una cesárea.

Contracciones ineficaces de parto

Contracciones ineficaces de parto

En algunos partos se presenta esta complicación que consiste en que las contracciones son más débiles en la parte superior del útero que en la parte inferior.