El descenso del feto es una señal clara de que el parto se acerca