La segunda fase del parto o expulsivo culmina con el nacimiento del bebé