Un muñeco puede ayudar a salvar la vida de los bebés gracias a un curso organizado por el Hospital Niño Jesús