Un estudio señala que la presión arterial de los recién nacidos es más elevada en los hijos de madres fumadoras