Un estudio señala que el estrés durante el embarazo favorece los partos prematuros espontáneos