Un estudio señala que los campos electromagnéticos que desprenden las incubadoras influyen en el ritmo cardíaco de los bebés