Un estudio americano señala que los niveles bajos de colesterol aumentan los partos prematuros