Un defecto cerebral podría ser la causa del síndrome de la muerte súbita del lactante